Diario Sur

La selección sub-21 deberá superar una eliminatoria de repesca para ir al Europeo

  • Pese a golear a Estonia en Pontevedra (5-0), Suecia logró el liderato del grupo y obliga a los de Celades a seguir luchando por el objetivo

La selección española sub-21 se jugará en la repesca su presencia en la Eurocopa de Polonia 2017, después de que la victoria de Suecia sobre Croacia hiciese inútil su goleada a la débil Estonia (5-0), en un partido dominado desde el principio por el equipo dirigido por Celades, muy superior a un rival que en todo el duelo sólo tiró una vez entre los tres palos.

El equipo nacional necesitaba ganar y que suecos y croatas empatasen en su partido para finalizar como primero de grupo, una combinación que se dio hasta que en el arranque del segundo tiempo el sueco Kristoffer Olsson culminó la remontada nórdica, ya que Croacia se había adelantado con un gol de Perica.

El partido fue un monólogo de la 'Rojita', con Estonia acumulando jugadores al borde de su área para alargar lo máximo posible su agonía. No se había cumplido el minuto diez y Marco Asensio, Williams y Óliver Torres ya habían rozado el gol. Gayá y Bellerín hacían daño por los costados y Denís Suárez por el centro. En el minuto 14, después de una buena jugada del centrocampista gallego del Barcelona, Marco Asensio volvió a amenazar a Igonen, el mejor de Estonia. España estaba desatada: Bellerín lo probó desde la frontal y Williams se encontró con el larguero en apenas dos minutos.

Y en el minuto 35 por fin se terminó el sufrimiento: Denís superó a un Igonen gigantesco hasta ese momento. Todavía la afición estaba celebrando el primer gol cuando dos minutos después Asensio logró el tanto de la tranquilidad tras finalizar una gran jugada de ataque de la selección, a la que Estonia intimidó con un remate de Miller al poste en la siguiente jugada.

Con el partido casi sentenciado, España bajó una marcha y se dedicó a mostrar su calidad. No llegó con tanta claridad aunque continuó disfrutando de numerosas ocasiones de gol, especialmente en el último cuarto de hora.

Igonen siguió con su particular exhibición en la portería y sólo en los últimos cinco minutos, coincidiendo con un bajón de los estonios, los españoles volvieron a batirlo, con un doblete de Munir, que había sustituido a Williams, otro tanto, el segundo, de Marco Asensio.