Diario Sur

Las buenas noticias de la 'era Lopetegui'

  • Variantes tácticas, mejora ofensiva, nuevo rol para los jóvenes, seguridad defensiva y compromiso son algunas «sensaciones positivas»

MADRID. Julen Lopetegui ha conseguido cambiar la cara a la selección en apenas cien días. Más allá de los buenos resultados (tres triunfos y un empate con 13 goles a favor y uno sólo en contra) se nota que está confeccionando un equipo con las ideas más claras, más trabajado tácticamente y que maneja distintos planes para superar a los rivales, incluso a los que optan por refugiarse en torno a su portero. «El camino hacia el Mundial es largo, pero las sensaciones son muy positivas», reconoce. Estas son algunas de ellas:

Equipo claro. Menos el lateral diestro -en dos partidos ha 'sacrificado' a Carvajal para ganar un centrocampista-, el resto del once lo tiene por el momento bastante definido. En las bandas Vitolo es profundo y Silva se asocia por dentro.

Sistemas adaptables. «Lección táctica ninguna. Los protagonistas son los jugadores y nosotros tratamos de ayudarles. Nada más», zanja el técnico. Los comentarios de sus futbolistas en público reconociendo un mayor estudio propio y del rival han generado cierto debate respecto a la anterior etapa. «Aspiro a mejorar ese estilo para ser un equipo todavía más completo».

Seguridad defensiva. Un solo gol recibido en cuatro partidos, el encajado desde los once metros ante Italia tras el penalti cometido por Ramos. De Gea, nombrado titularísimo desde el primer momento por un seleccionador que se remangó para comunicar a Casillas su ausencia, sólo ha recibido dos tiros entre los palos.

Paciencia ante cerrojazos. «No es la primera vez que se atraganta un partido, pero nos hemos trabajado nuestro momento». Jugadores como Nolito o Lucas Vázquez serán decisivos para agitar ese tipo de partidos que se complican.

Costa, titular. Morata fue una de sus apuestas personales en las categorías inferiores pero está primando el rendimiento actual de Diego Costa, que ha comenzado la campaña muy enchufado con su club.