Diario Sur

El partido más temido para llegar a Rusia

El seleccionador español, Julen Lopetegui, durante el partido del jueves ante Italia en el Juventus Stadium de Turín, de clasificación para el Mundial 2018. :: GIUSEPPE CACACE / AFP
El seleccionador español, Julen Lopetegui, durante el partido del jueves ante Italia en el Juventus Stadium de Turín, de clasificación para el Mundial 2018. :: GIUSEPPE CACACE / AFP
  • Lopetegui insiste, ya desde antes del empate en Turín, en la importancia de vencer a Albania

El partido es complicado porque es uno de esos cada vez más inusuales, al menos en Europa. Albania, debido a las obras del estadio nacional de Tirana, ha elegido jugar estos partidos clasificatorios para el Mundial de Rusia 2018 en Shkoder, al norte del país. Es una ciudad pequeña, de 110.000 habitantes, alejada de la capital pero a la distancia justa (98 kilómetros) de un aeropuerto internacional (el Madre Teresa) para cumplir la normativa que le permite ser sede de un encuentro oficial de clasificación. La tormenta torrencial, en la que los truenos convertían la noche cerrada en día, ya agitó el vuelo desde Turín hasta Tirana. El trayecto por carretera, única opción para llegar, es una odisea; un viaje al pasado de casi dos horas en el que los internacionales españoles se sorprendieron por la conducción anárquica de los lugareños y el estado de las carreteras, plagadas de socavones, lo que unido a un día meteorológicamente complicado provocó no poder superar los 60 kilómetros por hora.

Tras la tardía cena y el lógico descanso en el mejor hotel de la ciudad, en la mañana de este sábado la única preocupación de la expedición en Shkoder era el estado del césped del estadio Loro Boriçi, un campo antiguo pero reformado hace menos de un año. Aparentemente ha podido drenar bien las lluvias torrenciales de los días precedentes. Incluso daba la sensación de estar algo seco, pero no irregular aunque el jueves, por decisión de la FIFA, Kosovo jugó de local ante Croacia en el estreno oficial de los primeros en toda una fase mundialista.

Justo a esa misma hora España pudo dejar encarrilada en Turín la pugna por el liderato del grupo G, el único puesto de acceso directo al Mundial 2018, pero un penalti postrero lo evitó. Ahora necesita no fallar ante su otro rival más potente. «Albania será más difícil que Italia», repite desde el lunes Julen Lopetegui a sus jugadores, según confesaron ellos mismos tras el ilusionante empate en el Juventus Stadium.

Muchas veces se acusa a los entrenadores de elogiar en exceso a un rival antes de enfrentarse a él, aunque es interesante recordar es lo que pensaba el entrenador vasco sobre Albania durante la Eurocopa y escribió durante sus columnas de opinión en este mismo periódico, cuando estaba cerca de firmar con el Wolverhampton y veía el torneo como un observador más. «Albania es uno de esos países que han evolucionado mucho en los últimos años y pueden complicar la vida a cualquiera», llegaba a apuntar entonces.

Ya más cerca en el tiempo, justo antes de la Eurocopa, Lopetegui lo tenía claro: «con la ilusión que van a atesorar, y si consiguen defender bien, pondrán en apuros a Suiza y Francia». Así fue, especialmente ante una Francia, que solo venció en la recta final. «Tiene una plantilla muy humilde pero con un concepto de presión bueno y transiciones rápidas. Sinceramente, me ha gustado su nivel», dijo el seleccionador tras sus dos primeras derrotas.

Ya en el tercer partido, los albaneses se impusieron a Rumanía. «El equipo de Biasi logró su primera victoria en una Eurocopa confirmando lo que habíamos escrito en los dos partidos anteriores, a pesar de que no habían sumado puntos. Tiene mucho mérito, se ha buscado esa suerte, ha sido un equipo ambicioso y ahora al menos tiene una opción. Desde el primer encuentro ha mostrado valentía y personalidad, dentro de una humildad bien entendida. Ya han dado un tono muy importante, se clasifiquen o no», creía entonces el seleccionador.

La opción de Albania que apuntaba el vasco de ser uno de los mejores tercero, sin embargo, cayó finalmente para Portugal, que se clasificó con tres puntos para los duelos directos y luego logró el trofeo. Curiosamente, meses antes, Albania ganó y luego empató en los dos partidos de la fase de clasificación para el citado torneo en Francia.

Sergi Roberto, con molestias

Por tanto, nadie mejor que Lopetegui sabe lo complicado que puede ser pasar a la defensa albana. Tampoco olvida que su rival puede ser peligroso arriba; por eso habrá variantes respecto a Turín. Podría entrar Thiago Alcántara y es posible que apueste por laterales más profundos, como Sergi Roberto, con molestias -según desveló el seleccionador- y no participó en toda la sesión previa, y Monreal, reclutado a última hora por la baja de Jordi Alba.

Eso sí, no habrá una revolución en el once. 'La Roja' llega con confianza, tras ofrecer una hora su mejor versión ante Italia, que apenas 100 días antes le había aplastado en París. Lopetegui tiene una idea clara y, aunque no como quisiera, funciona. Queda la histórica falta de pegada.