Diario Sur

Sin Cristiano ni Bale ante el Espanyol

  • El Madrid aspira a igualar en Cornellà el récord de 16 victorias consecutivas del Barça de Guardiola, pero Zidane no arriesga con el luso y el galés

MADRId. Cristiano Ronaldo y Gareth Bale no jugarán hoy contra el Espanyol. En Cornellà el Real Madrid de Zinedine Zidane aspira a su decimosexta victoria liguera consecutiva, para superar el récord del equipo de Miguel Muñoz de la temporada 1960-61 e igualar el del Barça de Pep Guardiola de la 2010-2011, pero el técnico francés ha decidido no arriesgar con Cristiano y Bale.

Una gripe ha dejado fuera al delantero portugués, y un golpe en la cadera sufrido ante el Sporting de Lisboa al extremo galés, que se pierden la cuarta jornada porque al Madrid le esperan cuatro encuentros en nueve días, el segundo de ellos, el del miércoles contra el Villarreal en el Bernabéu. «Prefiero tenerlos al 150% el miércoles, que tendremos otro partido importante. Ellos siempre quieren jugar, pero no voy a arriesgar con nadie», aseguró ayer Zidane en alusión a dos indiscutibles que tendrán descanso obligado después de no haberse entrenado durante dos días a causa de su estado físico. Se esperaba que Cristiano, aun falto de ritmo, no se perdiese el choque de Cornellà después de jugar el miércoles en Champions su primer partido completo con el Madrid desde la conquista de la 'undécima', pero el portugués tiene placas en la garganta y Zidane prefiere reservarle, al igual que a Bale, cuya ausencia ante el Espanyol estaba cantada tras retirarse lesionado frente al Sporting.

«Tenemos partidos cada tres días y no podemos arriesgar con ningún jugador importante», insistió Zidane, quien, sin la BBC y con cambios en el medio campo, previsiblemente concederá la titularidad a James Rodríguez y Lucas Vázquez. El líder, con doce triunfos consecutivos en el tramo final de la pasada Liga y también el único que suma tres en este inicio de campeonato, tiene la oportunidad de superar una racha inédita propia, aunque el Madrid de Muñoz liderado por Di Stéfano consiguió la marca de 15 victorias seguidas, hace más de medio siglo, en una misma temporada.

También el Barcelona de Guardiola firmó el récord histórico de 16 seguidas en la misma campaña, entre la séptima y vigesimosegunda jornada hace un lustro, pero Zidane no pudo ocultar ayer que alcanzar esa marca es especial, y no sólo para él. «A todos nos hace ilusión ese récord, pero sobre todo lo que queremos es seguir mejorando lo que estamos haciendo. Tenemos la oportunidad de sumar otra vez tres puntos, que para mí es lo más importante», afirmó el técnico francés, que repartió méritos entre todos. «Yo soy el entrenador de este equipo, pero no soy solo yo trabajando. Somos un equipo. Igual que los jugadores son un grupo, las personas que trabajan conmigo son clave para mí. Todo lo que hacemos es un conjunto para que el Real Madrid pueda seguir ganando», aclaró Zidane, «orgulloso» de sus futbolistas y de «todos los que trabajan en este club».