Diario Sur

Todo gira en torno a Cristiano

Cristiano Ronaldo controla un balón con el pecho durante el entrenamiento del Real Madrid en Valdebebas. :: gerard julien. AFP
Cristiano Ronaldo controla un balón con el pecho durante el entrenamiento del Real Madrid en Valdebebas. :: gerard julien. AFP
  • «La idea es que juegue todo el partido contra el club que lo formó», avanza Zidane sobre los planes de CR7 ante el Sporting de Portugal

Regresa hoy el campeón de Europa a la Champions, su competición fetiche, en el Santiago Bernabéu, pero todo gira en torno a Cristiano Ronaldo, ya que se mide al Sporting de Portugal, el club en el que se dio a conocer antes de dar el salto al Manchester United, y existen dudas sobre su estado físico tras dos meses de lesión y su reciente reaparición ante Osasuna, con gol incluido. Afronta el astro luso un partido «muy especial» y el objetivo que se ha planteado, de común acuerdo con su técnico, Zinedine Zidane, es tratar de aguantar la cita al completo, sin tener que ser dosificado como ante los navarros.

«Está listo para jugar, quiere hacerlo y luego veremos el tiempo que va a hacerlo. La idea es que esté los 90 minutos, pero ya sabemos que en un partido puede pasar de todo», afirmó ayer el entrenador francés del Real Madrid. «Será un momento particular para él porque se enfrenta al equipo donde se formó, pero luego es muy profesional y seguro que saldrá a dar el máximo para ganar», enfatizó 'Zizou' acerca de la actitud CR7.

Cristiano, devorador de marcas, está a seis dianas de la barrera mítica de los 100 goles en la gran competición continental. No parece un reto muy difícil de lograr para un futbolista que ha anotado más de 10 por temporada en las últimas cinco Champions, incluyendo 17 en la 2013-2014, récord absoluto, y 16 en la última edición. En ambos casos esos logros coincidieron con las dos últimas coronas europeas lucidas por el Real Madrid.

El triple Balón de Oro, de 31 años, sabe que cumplir el objetivo depende de su salud, de olvidar ese esguince de rodilla sufrido en la final de la Eurocopa del pasado 10 de julio en Saint Denis. Superar los 100 goles sería la guinda de un año de ensueño «la mejor temporada» de su carrera, según dijo el propio protagonista tras el doblete europeo con su club y su selección. Hoy se reencontrará con viejos amigos y compañeros en la Eurocopa como el portero Rui Patrício y los medios William Carvalho y Adrien Silva.

Isco y Asensio, descartados

Con todos aptos menos el lateral Fabio Coentrao y el portero Keylor Navas, Zidane tuvo que hacer descartes importantes y asumir su papel «más difícil e incómodo» porque entiende que «los 24 integrantes de la plantilla están en el club por algo, se entrenan bien a diario y tienen derecho a jugar». «Una vez tuve un técnico, del que no voy a decir su nombre, al que sólo le preocupaba el once titular. Para mí, el grupo es lo más importante», desgranó Zidane, quien compareció antes de que se supiera su convocatoria, en la que no aparecen Isco Alarcón, con el alta médica pero aún sin nivel para competir a pleno rendimiento, ni Marco Asensio, la gran sensación del verano e incluido en el proyecto que lidera el técnico Julen Lopetegui en la selección española.

Aunque ya dijo en repetidas ocasiones que la Liga es el objetivo prioritario, Zidane asume las obligaciones del Real Madrid en la Champions. El reto es convertirse en el primer club que conquista dos Copas de Europa consecutivas desde el cambio de formato. El Madrid alza el telón europeo 109 días después de imponerse por penaltis al Atlético en la final de Milan, colofón a una edición en la que ganó todos los partidos en el Santiago Bernabéu, con un registro de 19 tantos a favor y ninguno en contra.

Aunque jamás perdió ante un equipo portugués en casa, con un balance de ocho victorias y un empate, Zidane desconfia del Sporting. «Será un partido difícil, contra un rival que juega bien al fútbol y dará guerra. Los portugueses siempre tienen calidad y compiten bien», dijo el entrenador blanco. «Vamos a Madrid sin ningún complejo», advirtió, por su parte, Jorge Jesús, que por segundo año consecutivo lidera desde el banquillo el proyecto de los 'leones', líderes en su país con pleno de cuatro victorias tras invertir 70 millones en refuerzos.