Diario Sur

Saúl extrae oro de una caldera

  • La experiencia y jerarquía del Atlético se impusieron al ímpetu del PSV en un duelo muy polémico en el que Oblak detuvo un penalti

El Atlético, con mucha jerarquía en Europa, extrajo oro de la caldera de Eindhoven e inició con gran éxito su camino en un grupo muy complicado, donde también compite el poderoso Bayern y el novato Rostov. Un certero disparo de Saúl y un penalti detenido por Oblak en los últimos compases del primer acto resultaron decisivos en un duelo muy polémico. Los campeones de Holanda sufrirán pesadillas con los colchoneros, que les eliminaron el curso pasado en octavos, después de 210 minutos sin goles y 16 penaltis, y les dejan ahora en situación muy comprometida.

El Philips Stadion, donde el PSV se hizo fuerte el curso pasado para sellar el pase a las eliminatorias, es un feudo complicado. Los locales son rápidos, valientes, duros y, con Cocu de técnico, se saben defender como ningún equipo en los Países Bajos. Nada que ver este bloque con el vistoso, pero mucho más abierto, Ajax. Para ganarle, hay que pelear por cada disputa como si fuera la última y estar atentísimos a los envíos profundos y a las segundas jugadas. Y tratar de tocar para silenciar a una hinchada entregada que responde como pocas al estereotipo de jugador número 12.

Los contendientes se empleaban con ambición, pero estaban tan bien trabajados que costaba sangre y sudor generar ocasiones. Pudo marcar pronto el PSV, pero el árbitro anuló un tanto a De Jong por una dudosa falta previa. Se adelantó el Atlético cerca del descanso, fruto de la insistencia en el disparo de Saúl, primero con la derecha y luego con la zurda. Protestaron los del PSV porque apareció sangrando Propper, quien recibió un frentazo de Giménez en una acción involuntaria . Tanto grito del respetable encontró su objetivo en el descuento. Los jueces ingleses cayeron en la trampa tras un piscinazo de Narsingh , pero Oblak demostró que no es una estatua en los penaltis. Se le criticó con dureza tras la final de Milán ante el Madrid, pero esta vez le hizo una gran parada al mexicano Guardado.

Controló con experiencia el Atlético tras la reanudación. Simeone, empero, realizó un cambio defensivo a falta de media hora. Tiago en lugar de Gaitán. Mensaje conservador para su ejército, firme hasta el final, aunque le perdonaron un penalti por mano de Godín. Antes, apenas se protestó un gol de Griezmann invalidado por un 'offside' muy justito.