Diario Sur

Luis Enrique, durante su comparecencia del lunes. :: albert gea / EFE
Luis Enrique, durante su comparecencia del lunes. :: albert gea / EFE

El Barça recibe al Celtic con una inesperada presión

  • El equipo de Luis Enrique inicia la Champions en el Camp Nou afectado por su reciente derrota liguera ante el Alavés

Haber ganado seis de las últimas ocho Ligas y el último doblete no parece suficiente cuando el Real Madrid conquista la Liga de Campeones. El Barça ha completado una notable renovación de la plantilla con la intención de recuperar el trono europeo que ocupó en la temporada 2014-15, un reinado del que fue descabalgado de forma prematura en el pasado curso en medio de un bache físico que coincidió con el cruce ante el Atlético en cuartos de final.

Han llegado Umtiti, Digne, Denis Suárez, André Gomes, Paco Alcácer y Cillessen. Se han ido Bartra, Adriano, Alves, Sandro, Douglas, Munir, Vermaelen y Bravo. Con permiso de Claudio Bravo y Dani Alves, a quienes Luis Enrique hubiese preferido retener, el técnico asegura que es la mejor plantilla que ha tenido nunca como entrenador.

Se avecina una temporada de rotaciones abundantes con la intención de llegar a otros hipotéticos cuartos de final con los jugadores al cien por cien, pero la primera revolución fue un fiasco y costó la primera derrota en Liga ante un recién ascendido como el Alavés (1-2), un batacazo que llega justo antes del estreno en Champions, también en el Camp Nou, ante el Celtic. Un tropiezo en la tercera jornada de un campeonato de 38 se puede solucionar, pero un traspiés en una fase de grupos de seis partidos sería muy preocupante. El Barça inicia su camino europeo bajo presión.

El 'virus FIFA' obligó a Luis Enrique a dar descanso de inicio el sábado a Messi y Luis Suárez, quienes salieron en el transcurso de la segunda parte con demasiada ansiedad para dar los tres puntos al Barça. Ahora nadie duda de que, 'tocados' o cansados, serán titulares ante el Celtic junto a Neymar para recuperar el tridente. También volverán seguro Sergi Roberto, Piqué, Alba e Iniesta. La única duda deportiva es saber si Mascherano tendrá continuidad tras sus errores ligueros, con Umtiti preparado tras sus dos buenos partidos ligueros. Y la incógnita física está en la portería, por la lesión muscular de Ter Stegen que propició el debut de Cillessen ante el Alavés. El alemán se entrenó bien en la víspera y, salvo nuevo contratiempo, estará bajo palos.

Curiosamente, Barça y Celtic ya se enfrentaron en un amistoso de pretemporada, con un 3-1 favorable al equipo azulgrana. «Es una ayuda haber jugador contra el Celtic, pero en términos de intensidad había una diferencia. Será parecido, por la idea de su entrenador, una idea de asociarse, de presionar, que presenta sus complicaciones», explicó Luis Enrique, consciente de que no se puede fallar: «Teniendo en cuenta que es una competición corta, es básico empezar bien, sobre todo si venimos de una derrota liguera inesperada. Sería bueno, pero mejor centrarse en las cosas que nos hacen ser mejores para no caer en una especie de necesidad».

Terapia de grupo

El técnico asturiano, que hizo terapia de grupo con los jugadores el domingo, aseguró que «el equipo ha reaccionado bien, con ganas de competir, en uno de los ciclos post-partido más cortos que se pueden tener, partido después de tres días, pero se pueden sacar conclusiones positivas de la derrota ante el Alavés porque el fútbol no es una ciencia exacta».

Jordi Alba, por su parte, no cree que el Barça afronte la Liga de Campeones con una necesidad especial debido a que el Real Madrid ganó la última. «Lo que ha hecho este club ganando dos tripletes no lo ha hecho nadie. «Al final lo que digan los demás es su opinión», afirmó el lateral zurdo.

El Celtic llega en un gran momento físico y anímico tras golear 5-1 a su eterno rival, el Rangers, en una liga escocesa que lidera con solvencia. El equipo de Brendan Rodgers luchará contra la etiqueta de conjunto potente en Glasgow y débil a domicilio. En la fase de grupos 2013-14 encajó su mayor goleada europea, un 6-1 en el Camp Nou, con tres goles de Neymar, y en las previas de la Champions sufrió en todos sus desplazamientos: empate en Kazajistán ante el Astana (1-1) y derrotas en Gibraltar frente al Lincoln (1-0) y en Israel contra el Hapoel Be'er Sheva (2-0). Siempre hizo valer su fortaleza en el Celtic Park. Dembélé, autor de tres goles en el derbi de Glasgow, es su gran amenaza.