fútbol

La primera cuesta para Zidane

Zidane, durante un partido del Real Madrid.
Zidane, durante un partido del Real Madrid. / EFE
  • Tras la 'pretemporada invernal', su Real Madrid afronta siete exámenes en 25 días

  • La eliminatoria de octavos de la Champions ante la Roma permitirá un análisis más riguroso sobre el trabajo del técnico francés

Tras dar por concluida una especie de pretemporada invernal, favorecido por el hecho de que el Real Madrid disfrutase de un enero plácido al estar eliminado de la Copa del Rey por la alineación indebida del ruso Denis Cheryshev en Cádiz, llegan los primeros exámenes importantes para Zinedine Zidane, con el regreso a la Liga de Campeones como bandera.

Después de afrontar unos comienzos muy favorables, con sólo un partido de Liga a la semana, se le avecinan ahora siete citas de cierta dificultad en sólo 25 días, entre ellas las dos de octavos de final de la Liga de Campeones ante la mejorada Roma de Luciano Spalletti.

Momento importante para ver el resultado de los entrenamientos específicos diseñados por 'Zizou' y su equipo, tras observar lo benévolo del calendario y el estado físico deficiente de la plantilla merengue. Desde que aterrizó como jefe del banquillo del primer equipo, el técnico francés dedicó exclusivamente al menos dos días a la semana a realizar intensos ejercicios físicos en Valdebebas.

Su primer objetivo, lograr que sus jugadores llegaran a tope al duelo del próximo miércoles en el Olímpico de Roma. En sus cinco años en la Juventus, Zidane conoció cómo se trabajaba en Italia y entendió que es primordial para todo jugador alcanzar un buen tono físico para poder luego expresar su talento sobre el campo.

También Rafa Benítez pensaba llevar a cabo un trabajo específico tras el ridículo copero. Pero el técnico madrileño fue destituido, el pasado 4 de enero, y no pudo desarrollar su idea. Recientemente, publicó un artículo en su web en la que ensalzaba la labor de Paco de Miguel, el preparador físico, le felicitaba por un premio reciente y recordaba que sus equipos "siempre llegan bien preparados a final de temporada".

Zidane y sus jugadores se han paseado hasta ahora por una alfombra roja en el Santiago Bernabéu . Ni el Deportivo, salvo en los primeros, minutos (5-1), ni el Sporting (5-0), y no digamos ya el mermado Espanyol de Galca (6-0), le pusieron en el más mínimo aprieto. Más sufrieron los blancos lejos de casa, ya que no pasaron del empate (1-1) ante el Betis en el Benito Villamarín, aunque merecieron ganar, y se impusieron gracias a un golazo postrero del croata Luka Modric, el pasado fin de semana en Granada (1-2).

Ahora, empieza para 'Zizou una fase más normal en el Real Madrid, con partidos cada tres o cuatro días, mucho viaje y poco tiempo para la recuperación y el entrenamiento. Además, su equipo tiene el hándicap de las lesiones, sobre todo en la banda izquierda: el galés Gareth Bale ha recaído de una dolencia en el sóleo y el brasileño Marcelo, único lateral zurdo específico de la plantilla, padece una subluxación de hombro. Quiere forzar para poder jugar en Roma, pero es harto complicado y ya ha sufrido en sus carnes Sergio Ramos las secuelas de actuar infiltrado en esa zona.

La cuesta de febrero para el Madrid de Zidane comienza este sábado ante el Athletic, en Chamartín. Cuatro días después, primer asalto de Champions en Roma. El domingo siguiente, visita complicada a La Rosaleda de Málaga. A partir de ahí, seis días de preparación para el derbi del 27 de febrero ante el Atlético, en el Bernabéu. El miércoles, 2 de marzo, los merengues se miden en el Ciutat de Valencia a un necesitado Levante, y el siguiente sábado reciben al siempre peligroso celta de Berizzo. La cima, el martes, 8 de marzo, ante la escuadra 'giallorossa' en Chamartín. Entonces, será el momento de hacer un análisis, algo más riguroso, sobre la labor de Zidane.