EL FÚTBOL QUE NOS VIENE

MANUEL CASTILLO

Visto lo visto el pasado fin de semana en la Copa Confederaciones con la aplicación del VAR, al fútbol se le abren nuevas perspectivas. Y más debates. Un gol de Portugal a Mèxico fue invalidado tras una breve pero intensa espera; un gol de Chile a Camerún fue considerado válido tras otro emocionante compás de espera. Mirando la pantalla, creí por un momento que la imagen se había bloqueado, viendo al árbitro muy quieto y los jugadores igualmente parados después de haberse abrazados alborozadamente. Una escena que, caso de prosperar el ensayo, se haría habitual cada jornada del campeonato de Liga. Y puede que esté ahí la solución, pero, con mis dudas, echo a volar la imaginación con alguna dosis de fantasía...

Imagino que en el marcador electrónico, en una de sus esquinas, parpadeará una luz roja cuando el VAR entre en acción. Todo el estadio, por tanto, a la expectativa. Y para que la espera sea llevadera, algún día pensarán los ideólogos de la publicidad que, en ese minuto de paro, cabrían dos 'spots' en la ancha pantalla luminosa con su correspondiente rentabilidad. Y si me apuran hasta podría montarse en una banda un tenderete con agua y bebidas vigorizantes donde algún jugador podría refrescarse y paliar el sofoco. Cualquier cosa menos perder el tiempo. Sin echar en saco roto que, a fin de cuentas, quienes manejan el vídeo son personas que igualmente pueden errar en su criterio de que el balón ha traspasado o no completamente la línea de gol o que en el fuera de juego había un jugador cuya nariz no estaba en línea con los demás. La discusión raramente desaparecerá. Pero algo tendrá que intentarse porque, en definitiva, ese es el fútbol que nos viene.

P. D.: Quienes puedan sentirse interesados por el VAR (Vídeo Assistant Referee, Asistencia por Vídeo al Árbitro) sepan que, pese a todo, todavía no podrá ponerse en marcha la próxima temporada.

Fotos

Vídeos