Fuera de pista

Excelente debut

ENRIQUE GLÜCKMANN

El Gran Premio de los Estados Unidos celebrado en el circuito de Austin (Texas) trajo múltiples novedades, desde la espectacular presentación que los nuevos propietarios quieren darle al campeonato, muy a la costumbre americana, tratando de ofrecer un gran show previo al evento, hasta las noticias de la renovación de Fernando Alonso con McLaren y el debut de Carlos Sainz con Renault.

Hamilton volvió a realizar un trabajo perfecto. Como siempre que hace falta, el inglés no falla. Se hizo con la 'pole' y luego adelantó a Vettel para conseguir la victoria sin ayuda de nadie. Y digo esto pues su compañero de equipo, Valteri Bottas, de nuevo mostró una absoluta falta de ritmo en la carrera, invitándome a pensar que posiblemente el finlandés sea el compañero perfecto para Hamilton, pues no le da problemas sobre quién es el número uno. Pero para un equipo como Mercedes, quizás no sea el piloto idóneo aquel que tiene que redondear el fin de semana cuando su compañero gana y hay que sumar puntos para el Mundial de Constructores. Bottas es un buen piloto, pero no es un piloto de categoría para pilotar un Mercedes ganador.

Hamilton sale de EE UU reforzado en puntos y a Vettel sólo le queda que el inglés abandone en algunos de los tres grandes premios para poder tener alguna opción al titulo. Ferrari, como ya he comentado en otras ocasiones, ha mejorado mucho, pero cuando tiene que luchar con un piloto como Hamilton aún le falta un plus para poder hacerlo de tú a tú con él.

Grotesca la parrilla de salida con varios pilotos mandados al fondo de la misma por cambiar piezas en sus coches. El reglamento, tal y como está redactado, adultera el resultado final y priva a los espectadores de ver el espectáculo que deberían ver, con los pilotos luchando por sus méritos en pista. Si hay un problema mecánico en el coche se debe penalizar a los equipos, restándoles puntos, por ejemplo, en la clasificación del Mundial de Constructores, pero no penalizando a los pilotos que se han ganado su posición luchando en la pista.

Y también sonrojante la decisión de penalizar a Verstappen, que realizó una sensacional carrera remontando desde el decimosexto puesto al tercero del podio, tras adelantar a un sorprendido Raikkonen. La ley es la ley, pero hay que aplicarla siempre y con todos por igual, y no sólo en determinadas ocasiones. En esta ocasión, cero a los comisarios deportivos.

Fantástico el debut de Carlos Sainz, que demostró que ante un compañero de equipo como Nico Hulkemberg, ganador de las 24 Horas de Le Mans y reconocido por todos los 'team manager', su competitividad, acallando definitivamente a los detractores que lo acusaban de estar en la Fórmula 1 por ser hijo de quien es. Con Sainz los aficionados españoles podemos estar seguros de que tenemos un recambio para cuando Alonso lo deje.

La cruz, de nuevo. para el asturiano. ¡Undécimo abandono por avería de motor en lo que llevamos de año!... Y ya sólo pensando en 2018. Alonso ha firmado un contrato supermillonario por tres temporadas, pero renovable cada año, en virtud de la competitividad del equipo y siempre con un ojo en que quede un puesto libre en algunos de los equipos punteros. Yy eso sí con el permiso de poder correr en carreras como Le Mans,que al español le atraen muchísimo. Al haberse convencido ya de que no pasará a la historia por el número de títulos en Fórmula 1, pretende hacerlo venciendo la triple corona: Gran Premio de Mónaco, 24 Horas de Le Mans y 500 Millas de Indianápolis.

Hasta México.

Fotos

Vídeos