ESTOCADA AL CAMPEONATO

ENRIQUE GLÜCKMANN

El Gran Premio de Singapur marca el inicio de la temporada asiática de Fórmula 1 y tiene como acicate ser la carrera nocturna por excelencia, disputada en un circuito tipo Mónaco pero con altas velocidades, lo que le hace ser aún mas difícil, donde los errores se pagan caro, y este año además se ha convertido en la primera carrera nocturna de la historia bajo la lluvia. Nadie sabía cómo se podría desarrollar una prueba en estas condiciones y no estuvo baja en interés, pudiendo incluso haber sido la llave para el título a final de año.

Vettel, que había obtenido la 'pole' de forma categórica, falló en la salida, y en su intento al límite de lo legal de proteger su privilegiada posición arrinconó a Verstappen, que chocó con Raikkonen, y este, de rebote, golpeó al alemán. El resultado fue que los tres abandonaron en la primera curva, dejando a Hamilton en una posición que no podía ni pensar antes de empezar, pues Singapur es el circuito tabú para los coches alemanes, donde nunca han ido bien.

El inglés, que hizo una carrera impecable en las cambiantes condiciones de la pista, demostró su talento cuando hace falta, mantuvo a raya a un Ricciardo que durante todo el fin de semana había sido mas rápido que él y sale con 28 puntos de ventaja. Ahora comienza una serie de circuitos donde los Mercedes deberían ser imbatibles y puede que en esta carrera haya sentenciado el campeonato a su favor.

Vettel debería haber tenido mas cuidado sabiendo que estaba luchando por el título. Estaba en su circuito talismán y no tenía que arriesgar tanto en la primera curva, mucho más cuanto su competidor es un piloto de las características de Verstappen, que no se arruga ante nadie. Quedan seis carreras, pero ha perdido muchas de sus posibilidades.

La carrera, que fue realmente muy entretenida, estuvo algo ensombrecida por la cantidad de noticias que durante todo el fin de semana se han hecho publicas. McLaren por fin ha oficializado su 'divorcio' de Honda para pasarse a Renault en un intento, que parece exitoso, de mantener en sus filas a Alonso. Si miramos el resultado del fin de semana de los Red Bull con motor Renault, siempre delante, puede hacernos pensar que el próximo año el español debe estar, si no luchando por el campeonato, sí por lo menos en posición de competir por podios. Eso, si el motor francés sigue en su evolución acercándose a Mercedes y Ferrari. Por lo menos, esa es la teoría. Deberemos esperar hasta marzo de 2018 para ver si se convierte en realidad.

La segunda noticia -para mí mas halagüeña, si cabe- es el fichaje de Carlos Sainz por Renault. El madrileño, que con su cuarto puesto en Singapur firmó el mejor resultado de su carrera, será piloto oficial de la marca francesa la próxima temporada. Y si como es de esperar, la marca del rombo mejora hasta ponerse en un par de años a la altura de Mercedes, el relevo de Alonso está asegurado con Sainz, que por fin va a disponer de un material acorde a su talento y que además ha sido moneda de cambio entre Toro Rosso y Honda, para que los japoneses no se marchen de la Fórmula 1 avergonzados y acepten motorizar a los italianos el próximo año, sin olvidar que en el horizonte no muy lejano estaría una futura alianza entre Red Bull y Honda.

Hasta Malasia.

Fotos

Vídeos