Un paseo para El Mouaziz

El Mouaziz junto a Sabili y Díaz Carretero, vencedores de la prueba./Álvaro Cabrera
El Mouaziz junto a Sabili y Díaz Carretero, vencedores de la prueba. / Álvaro Cabrera

El marroquí consigue su séptimo triunfo en la Carrera Urbana Ciudad de Málaga, que vuelve a demostrar su gran poder de convocatoria

FERNANDO MORGADOMálaga

La Carrera Urbana Ciudad de Málaga, conocida popularmente como la carrera de El Corte Inglés debido a su principal patrocinador –hasta la entrada este año también de la firma Renault–, estrenaba en su trigésima novena edición un recorrido cuyo principal cambio era la supresión del tramo entre la avenida Carlos Haya, Eugenio Gross, Blas de Lezo y Arroyo de los Ángeles. Una modificación que muchos habrán agradecido, pues la subida por Eugenio Gross era una de las partes más temidas de los 10 kilómetros para los atletas amateurs.

El nuevo recorrido no alteró el resultado de los últimos cinco años y el atleta del Cueva de Nerja logró la victoria arropado por miles de aficionados

La ciudad despertó temprano para celebrar su carrera con más solera. A las nueve de la mañana ya era difícil hacerse un hueco para calentar en el Paseo del Parque, abarrotado de ‘runners’ con camiseta azul, el color elegido este año por la organización para su camiseta oficial. Aún faltaba una hora para el pistoletazo de salida, y muchos apuraban para subir las últimas actualizaciones a las redes sociales antes de guardar el ‘smartphone’. Clubes de toda la provincia, familias, parejas, amigos con más ganas de fiesta que de correr... Málaga volvió a vibrar con un evento que cada año suma a más y más personas. Para muchos, los 10 kilómeros de la prueba no son más que una excusa para luego poder reponer fuerzas a base de bien en alguna de las terrazas del Centro, que a las doce estaban llenas de gente vestida con ropa deportiva.

Otro récord de participación con casi 20.000 corredores

Lo anunciaba la megafonía de la 39.ª edición de la Carrera Urbana Ciudad de Málaga minutos antes de la salida y el aplauso fue unánime: la prueba había batido su récord de participación con nada menos que 19.982 dorsales. Casi 20.000 personas que abarrotaron el Paseo del Parque y, posteriormente, el recorrido de 10 kilómetros, para demostrar que en cuanto a carreras populares nada supera en Málaga a la carrera de El Corte Inglés, como suele llamarse. Casualmente, el cambio de recorrido por calle Hilera de este año volvió a acercar a los corredores a los grandes almacenes, desde donde salía la carrera tradicionalmente hasta que se decidió trasladar la meta al Parque. En la última edición, en 2016, fueron 18.461 los participantes, y para la 40.ª edición, que se celebrará el año que viene, la organización buscará superar los 20.000. Como es habitual, con el dorsal cada aficionado podía comprar una camiseta solidaria, con un coste de 3 euros, cuya recaudación va destinada a la Asociación Española contra el Cáncer, Cotolengo, la Fundación Andrés Olivares y la Asociación Málaga Autismo.

Abdelhadi El Mouaziz no tuvo tiempo para nada de eso. Llegó, ganó y volvió a Granada. Pocos minutos antes de la salida se situó en la primera línea del cajón de los federados y acaparó todas las miradas. Y no es para menos. El marroquí, con la de ayer, sumó su quinta victoria consecutiva en la prueba, la séptima en total. Ha convertido la Carrera Urbana Ciudad de Málaga en un paseo dominical. Ayer incluso vino acompañado de su mujer y sus dos hijos. «No me importa el recorrido, conozco bien la ciudad. Mientras funcione bien la cabeza...», explicó tras recoger el trofeo en el podio situado en el Paseo del Parque.

Apenas media hora antes había salido desde ese mismo punto y había hecho lo que mejor se le da: correr solo. El Mouaziz es experto en imponer un ritmo frenético desde los primeros metros para distanciarse todo lo posible de sus perseguidores, que en los primeros metros eran su compatriota Mustapha Sabili (que sería segundo) y los malagueños Javier Díaz Carretero (tercero), Cristóbal Ortigosa y Mario García.

Más

No hubo ninguna oportunidad de pillar a El Mouaziz. Sólo una estela azul que cruzó la ciudad como una bala, saludando incluso a los grupos de personas que lo animaban y que ya se han acostumbrado a verlo correr en solitario por detrás del coche de la organización. Ya en los primeros dos kilómetros, antes de girar a la derecha en la avenida de Andalucía hacia la avenida Herrera Oria, el marroquí consiguió una gran ventaja. Ya en bajada, su paso fue demasiado para el resto de atletas, a los que vigilaba de vez en cuando con un rápido giro de cabeza para asegurarse de que su liderato no peligraba en ningún caso.

Apoyo popular

En el tramo entre la calle Hilera y el Pasillo de Santa Isabel, el líder encontró mucho apoyo popular que agradeció como pudo. Luego encontró otra bajada, la de la avenida de La Rosaleda, antes de subir por la Alameda de Capuchinos, ya en el kilómetro 7, ese en el que los corredores sufren más. Fue aquí, al final de la avenida de La Rosaleda, donde la Minicarrera Urbana, que partió desde Martiricos, se unió al resto. Por detrás de El Mouaziz, Sabili y Díaz Carretero se disputaban un segundo puesto que finalmente sería para el marroquí del Bahía de Algeciras, que ya logró ese honor el año pasado. Cristóbal Ortigosa acusó el cansancio y no pudo repetir podio, aunque sólo se quedó a dos posiciones.

También hubo bastante público en la plaza de la Victoria, en la curva entre Cristo de la Epidemia y calle Victoria. Para el ‘pelotón’ popular, la llegada al túnel de la Alcazaba es muy especial, pues indica la cercanía a la meta. El Mouaziz lo cruzó como un rayo y sabiéndose ya ganador. En el último tramo, el recorrido sale del túnel y gira por los jardines de Pedro Luis Alonso, para luego volver sobre sus pasos hasta la Fuente de las Tres Gracias y entrar en la meta. Allí todos esperaban a El Mouaziz, que sonrió al volver a ser el primero en ver el Paseo del Parque tras 10 kilómetros de esfuerzo. Paró el ‘crono’ en 30 minutos y 56 segundos. Sabili lo hizo en 31 mnutos y 10 segundos, y Díaz Carretero, sólo dos segundos más tarde.

Podio femenino

Una vez resueltas las primeras posiciones en la categoría masculina, los fotógrafos que esperaban en la línea de meta miraban al horizonte para intentar reconocer a la primera mujer en acabar la Carrera Urbana Ciudad de Málaga. Fue otra atleta del club de Nerja, Rebeca García, que también venció el año pasado con comodidad. La granadina marcó un tiempo de 37 minutos y 33 segundos. María del Mar Serrano, también del Cueva de Nerja, fue segunda con un tiempo de 38 minutos y 24 segundos. La atleta de Pizarra Belén Infantes volvió a ocupar la tercera plaza, como en 2016, al recorrer los 10 kilómetros en 38 minutos y 34 segundos.

Fotos

Vídeos