DISCURSO MENTIROSO

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

No entro en el fondo del discurso de Piqué (no por casualidad, todos los 'merengues' disienten de él, y los 'culés' lo aprueban), sino en la forma. En ofrecer una rueda de prensa, responder todas las preguntas sin límite de tiempo y entrar a fondo en todas ellas. Y pienso en las declaraciones que venimos oyendo de todos los protagonistas en el Málaga. Cuánto tópico y excusa común. Muy poco bisturí en los problemas reales. «Estamos pagando muy caros errores arbitrales e individuales», dijo Torres el martes, y Rosales le secundó el jueves: «Creo que el equipo en muchos partidos ha tenido buen juego, pero hay etapas en las que nos dormimos». Este periódico ya abordó el jueves las cinco jugadas más polémicas en relación al arbitraje, la mayoría difíciles de ver en directo y que en el mejor de los casos sólo hubieran dado cuatro puntos y mantendrían al equipo en zona de descenso. Y, por supuesto, en el fútbol los goles encajados suelen ser productos de errores (casi siempre, individuales), faltaría más. ¿Acaso hay persecución arbitral contra un Málaga que desde julio ha perdido frente a 14 de sus 16 rivales (ganó otro en el 92 y empató el restante 'in extremis')? No. El Málaga está jugando muy mal. No transmite seguridad ofensiva y no desequilibra ni construye fútbol. Tal cual. Llamemos las cosas por su nombre. Es el colista en solitario. Desde que se fue Gracia no veo en el equipo un estilo reconocible. ¿Por qué ningún jugador recuerda que no se meten goles (cuatro en la Liga y dos de centrales a balón parado) y que apenas se generan ocasiones? Hay futbolistas muy bien pagados sin demostrar nada. Y el técnico lleva tres meses sin dar con la tecla. Lo demás son excusas. Me gustaría ver ante el Leganés a un equipo confiado, con determinación, osadía y desequilibrio, y a un rival incómodo, atosigado, superado. Quiero ver a los jugadores vaciarse con el convencimiento de que cada minuto es oro. Luego, si no salen las cosas, ya habrá tiempo de recurrir al discurso mentiroso, pero sólo esta vez con razón. En las distancias cortas el fútbol puede ser injusto, pero no en las largas.

Fotos

Vídeos