DESPEDIDA Y CIERRE

José Antonio Garriga Vela
JOSÉ ANTONIO GARRIGA VELA

Comienza septiembre con el adiós a Villar y su 'troupe' de amigos y también del presidente del comité de árbitros Sánchez Arminio. El martes desaparecerán todos de escena. Un alivio. Por lo demás, hoy finaliza el plazo de fichajes. Hasta las 24.00 horas estará la tienda abierta pero un segundo después se cerrará la caja y acabará la fiesta, igual que sucede con las bebidas alcohólicas que a partir de las diez de la noche prohíben su venta en los comercios. Las compras compulsivas a última hora suelen acabar mal porque los buenos artículos se negocian al inicio de la campaña de verano y luego, salvo contadas excepciones, sólo quedan restos de serie. Hay nuevos ricos que no tienen idea de fútbol y su obsesión consiste en rellenar el vestuario con prendas de abrigo que sólo sirven como fondo de armario.

Después de las doce conoceremos las plantillas definitivas de los distintos equipos hasta que llegue la cuesta de enero y vuelva a abrirse el mercado. No se trata de comprar por comprar y después malvender, sino de buscar las piezas claves que hacen falta para que funcione mejor el engranaje del juego. A veces, la solución está en casa y los encargados de manejar el caudal del club no se enteran. Miran el escaparate y eligen lo que les llama la atención sin fijarse en lo que realmente hace falta. Una pérdida de tiempo y dinero. Menos mal que esta medianoche se esfuman los comerciantes, se encienden los focos y empieza el espectáculo. Enseguida veremos los resultados y sus consecuencias. A nadie pillaría por sorpresa que el presidente de algún club tenga que dejar el cargo, como Villar y Sánchez Arminio, por la mala administración de sus funciones.

Fotos

Vídeos