Una triatleta con un gran pundonor

María José Sánchez, con las medallas del Nacional, en las instalaciones del Club Mediterráneo. :: alfonso cano/
María José Sánchez, con las medallas del Nacional, en las instalaciones del Club Mediterráneo. :: alfonso cano

Mariá José Sánchez Triatleta

FÁTIMA ÁVILA-CASANOVA

María José Sánchez Lebrato es una chica tímida que cuando se enfunda la ropa de triatleta se convierte en toda una campeona. La deportista del Real Club Mediterráneo solo lleva dos años practicando este deporte, pero ya sabe lo que es colgarse una medalla en un Campeonato de España. Esta gesta, además, la consiguió con el codo fracturado, lo que le da mucho más valor al bronce conseguido, relata: «El día de antes disputé el Nacional de triatlón y me caí con la bicicleta. Me tuve que retirar de la prueba, pero al día siguiente me sentía con fuerzas para participar en el Estatal de acuatlón. Competí sin el neopreno, porque no podía estirar el brazo, y conseguimos el bronce. Al regresar a Málaga, mis padres me llevaron a Carlos Haya y allí detectaron la rotura en el codo, porque el médico de la competición en ningún momento me dijo que estuviese fracturado».

MUY PERSONAL

uNombre: María José Sánchez Lebrato.

uFecha de nacimiento: 1 de mayo de 2000.

uCurso: 1.º de Bachillerato de C. Sociales.

uColegio: Cardenal Herrera Oria.

uClub: Real Club Mediterráneo.

uCategoría: Cadete.

uEntrenador: Pablo Iglesias.

uPalmarés: Medalla de bronce en el Campeonato de España de duatlón por equipos y plata en acuatlón, tercera en Andaluz de duatlón en modalidad individual y segunda en el Regional de acuatlón. Además, en el Andaluz por equipos fue oro en acuatlón.

Esto da una idea de lo importante que es el equipo para Sánchez, quien esta temporada, como cadete de tercer año, sueña con sacarse la espinita del pasado Nacional para poder colgarse el oro. La triatleta es la pequeña de tres hermanos, y la única que practica este deporte en su familia. «Mis hermanos, al igual que yo cuando era más pequeña, han hecho natación en el club; pero ninguno ha tirado para el triatlón. Yo comencé a hacer peores tiempos en la piscina y decidí cambiar de deporte», recuerda.

Reconoce que compaginar estudios y triatlón es complicado, aunque esta temporada han retrasado el horario del entrenamiento y eso ha facilitado un poco las cosas. «En cuanto al futuro no lo tengo muy claro. Quiero estudiar una carrera, supongo que algo relacionado con el deporte, pero aún no sé qué haré», sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos