Pablo Olivares, concentrado antes del inicio de una carrera. :: sur
Pablo Olivares, concentrado antes del inicio de una carrera. :: sur

CANTERANOS CON ESTRELLA

El más rápido sobre el asfalto

  • Pablo Olivares Rodríguez

  • Piloto

Pablo Olivares es una de las grandes promesas del motociclismo andaluz. Con solo ocho años ya se ha proclamado campeón de la primera edición de la Copa Dani Rivas, competición deportiva de carácter internacional que tiene el respaldo de Dorna Sports, la compañía que posee los derechos comerciales del Campeonato del Mundo de MotoGP y WorldSBK, y cuyo objetivo es formar y promocionar a jóvenes promesas del motociclismo, facilitándoles el acceso a este deporte con las máximas garantías de seguridad, con un coste mínimo y partiendo de una igualdad mecánica.

Precisamente, una de las grandes diferencias en esta competición con respecto a otras es que todos los pilotos llevan la misma moto. «Antes de cada carrera se sortean entre los corredores y deben competir con la moto que les toque. De este modo, se valora mucho más el pilotaje», explica el padre y entrenador de Pablo, Esteban Olivares. La joven promesa tenía menos de tres años cuando estrenó su primera moto, que contaba con dos pequeñas ruedas adheridas al neumático trasero. No fue hasta los cuatro años cuando participó en su primera carrera, recuerda el menor: «Al principio tenía más miedo y respeto. Ahora disfruto más; lo que me gusta es la recta y apurar la frenada».

Para participar en la Copa Dani Rivas, el piloto tuvo que superar diversas pruebas que le permitieron estar entre los cincuenta elegidos. Al final, solo compitieron quince, y de ellos el malagueño fue el mejor. «Participamos en cinco carreras, disputadas en circuitos de España y Portugal, y Pablo llegó a la última de ellas como campeón matemático», comenta orgulloso el progenitor. Su calidad y talento sobre la moto han despertado el interés del piloto de MotoGP Aleix Espargaró y del corredor de Moto2 Julián Simón. Ambos siguen muy de cerca la progresión y los entrenamientos de esta pequeña promesa, cuyo objetivo esta temporada es repetir el éxito de la pasada en la Copa Dani Rivas, y mejorar el cuarto puesto del Regional. «No pude participar en todas las pruebas del Andaluz, porque me coincidieron con la Copa, así que me tuve que conformar con la cuarta plaza», se lamenta.

La meta de Olivares es competir algún día en la máxima categoría del Mundial, aunque tampoco renuncia a su sueño de ser policía. «Si pudiese me encantaría hacer las dos cosas», confiesa el pequeño.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate