Diario Sur

Lorena Solar, concentrada durante un partido. :: sur
Lorena Solar, concentrada durante un partido. :: sur

CANTERANOS CON ESTRELLA

La mejor sub-9 de Andalucía

  • Lorena Solar

  • Tenista

Lorena Solar comenzó a jugar al tenis con seis años motivada por el preparador de su hermano Nacho. La pequeña, que acudía cada tarde a los entrenamientos del mayor de los Solar, se dedicaba a jugar con una raqueta y una pelota frente a una pared de frontón. Fue así como despertó el interés del técnico del Tennis Factory Academy que, tras ver la poderosa derecha de la menor, animo a su madre a que apuntase a la benjamina de la casa a sus clases.

Desde entonces, Lorena ha llevado una trayectoria ascendente que culminó hace unos días con el Campeonato de Andalucía sub-9. «Acudí a Chiclana (Cádiz) muy nerviosa, porque pensaba que no tenía opciones de ganar. Sin embargo, tras ver un partido de la que fue mi rival en la final, me vine arriba porque vi que podía llevarme la victoria», confiesa la tenista.

Solar se entrena tres días a la semana en sesiones de una hora. Durante este tiempo ha mejorado muchas facetas de su juego, aunque asegura que aún debe seguir trabajando para ser una tenista más completa: «Debo mejorar la volea y mi concentración en la pista. La parte mental es muy importante y tengo que esforzarme por aprender a remontar los partidos y no venirme abajo cuando voy perdiendo».

De madre sueca y padre español, la menor sueña con poder viajar algún día a Suecia y conocer así el lugar donde nació y se crió su madre. «Mi familia de allí está al tanto de mis éxitos, porque mi madre siempre les manda fotos por WhatsApp», afirma orgullosa. Otro de sus mayores anhelos está cerca de cumplirse, ya que dentro de unos meses acudirá al Mutua Madrid Open junto a su familia. Allí podrá ver a algunas de las mejores raquetas del mundo, aunque los partidos que seguirá con más atención serán los que tengan como protagonistas a Djokovic o a Carla Suárez.

Lorena Solar se entrena con el objetivo de llegar algún día a ser profesional, pero por si no cumple esta meta se toma muy en serio sus estudios: «Puedo compatibilizar muy bien las clases con los entrenamientos. Antes también hacía natación, pero he preferido centrarme solo en un deporte para que los entrenamientos no afecten a mis notas». Alumna de sobresalientes, dentro de unos años le gustaría estudiar Medicina, y seguir de este modo la rama sanitaria que inició en su día su madre, que es enfermera; o sino cursar la carrera de Veterinaria.