Diario Sur

BALONCESTO

Las selecciones malagueñas de minibásket, las mejores de Andalucía

Los jugadores fueron recibidos por el diputado de Deportes, Cristóbal Ortega, en la Diputación . :: a. cano
Los jugadores fueron recibidos por el diputado de Deportes, Cristóbal Ortega, en la Diputación . :: a. cano
  • Los chicos se impusieron en la final a Granada por un abultado 76-40, mientras que las féminas ganaron a Cádiz por 50-46

Las selecciones malagueñas masculina y femenina de categoría minibásket han vuelto a demostrar su supremacía al lograr el doblete en los Campeonatos de Andalucía de combinados provinciales, que se han celebrado en Estepona, tras derrotar en sus finales a Granada y Cádiz, respectivamente. El combinado masculino se impuso a Granada por 76-40 en un encuentro que dominó desde el primer minuto. De hecho, en el primero de los seis periodos de juego, los malagueños se fueron al banquillo con una ventaja de 14 puntos (20-6), que no solo supieron administrar durante el resto del choque sino que fueron aumentando de manera paulatina.

«Las sensaciones antes de comenzar el Campeonato eran buenas. En realidad siempre son positivas, porque vamos representando a Málaga. Esta es la provincia con mayor número de licencias de jugadores y en la cantidad está la calidad. Además, teníamos un conjunto que al final ha competido muy bien y se merecía ganar», explica el seleccionador, Carlos Almarcha. El técnico, que lleva tres años dirigiendo al combinado masculino de minibásket y ganando el oro en el Regional, asegura que todos los jugadores hicieron piña y jugaron como un equipo. «No destacaría a ninguno por encima del resto, aunque es cierto que nuestros grandes, por su altura, se han hecho notar en el Campeonato», apunta.

Los malagueños, que disputaron una fase previa complicada, ganaron todos los partidos que jugaron en Estepona, como indica Almarcha: «En la fase de grupos nos tocó jugar con Almería, Córdoba y Cádiz. El segundo partido fue la final anticipada. Los cordobeses tenían un equipo fuerte, que contaba con tres niños muy físicos, pero al final conseguimos vencerles (74-87)».

Al igual que los chicos, la selección femenina se ha proclamado brillante campeona, tras derrotar a Cádiz por 50-46 en una final extremadamente igualada que no se decidió hasta los segundos finales del choque. «Nuestro equipo era muy superior, pero tuvimos una fase de grupos demasiado fácil, ya que conseguimos cerrar acta en todos los partidos», relata la seleccionadora, Beatriz Hernández-Rubio.

Victorias holgadas

Las chicas, que consiguieron ganar todos los encuentros de la fase previa por más de 40 puntos, comenzaron la final un tanto descolocadas, algo que supo aprovechar el rival, explica Hernández-Rubio: «Las gaditanas presionaron mucho en defensa y supieron ir a por nuestra jugadora más importante. Se notaba que su seleccionador, bastante experimentado, había preparado bien el partido. A pesar de ello, en el quinto periodo nos fuimos de diez y parecía que podíamos irnos en el marcador, pero nos metieron dos triples y una canasta y la cosa siguió muy igualada». A ello hay que sumar que la jugadora más alta del combinado malagueño se tuvo que ir al banquillo por personales.

Sin embargo, el buen trabajo realizado durante toda la preparación y la calidad de las jugadoras permitió que las chicas se colgaran el oro. «Son jugadoras que en los últimos meses han trabajado muy bien tanto en sus clubes como con nosotros. Al final, la victoria se produjo más por una cuestión mental que técnica», precisa.