Diario Sur

ASÍ LO VE SU ENTRENADOR

«LO IMPORTANTE ES QUE LO VEA COMO UNA DIVERSIÓN»

En estas edades lo más importante en las carreras de motos de agua es que los críos se diviertan, que lo vean como una diversión y no como una obligación. Es un deporte muy duro y exigente, los entrenamientos son duros, y hay que estar muy preparados, tanto física como psicológicamente, porque las motos que usan son de adultos.

Esteban Díaz es un niño muy maduro, que está asimilando muy bien todos los conceptos que intento transmitirle, pero lo hago siempre sin agobiarlo, tratando de que siga siendo algo divertido el pilotaje, que no lo vea nunca como una obligación. Eso sí, le doy consejos para que sea más agresivo, para que se mentalice de la competición, pero siempre sin hacer locuras, las motos de agua cogen grandes velocidades, y aunque llevamos casco y protecciones, hay que tener mucho cuidado.

En los dos años que lleva compitiendo, Esteban ha conseguido una gran evolución, si continúa por esta senda puede seguir logrando podios. El motociclismo es muy exigente y estoy acostumbrado a ver escuelas de pilotos donde los niños empiezan a edades cada vez más tempranas, de tres y cuatro años, y eso me parece demasiado. Luego tiran la toalla a los pocos años, además del peligro que supone para su integridad. Mi hija Carla, de 8 años, empezó en una escuela de pilotos en Málaga y lo dejó a los pocos años.