Diario Sur

Una pasión compartida por toda la familia

La triatleta Ana Guzmán, en las instalaciones del Real Club Mediterráneo. :: sur
La triatleta Ana Guzmán, en las instalaciones del Real Club Mediterráneo. :: sur
  • Ana Guzmán Triatlón

Ana Guzmán solo lleva tres años en el mundo del triatlón, pero ya se ha convertido en una de las grandes rivales a batir a nivel regional y nacional. La deportista del Real Club Mediterráneo (RCM), en su segundo año de competición, consiguió colgarse la medalla de plata del Campeonato de España por equipos de acuatlón, el bronce en el de duatlón y el oro individual cadete en estas dos especialidades y en la de triatlón. Además, esta semana ha recibido la llamada de los técnicos de la Federación Española para que forme parte de la concentración Triatlón Mujer que se celebrará el 28 de octubre en Madrid. La deportista del RCM ha sido la única andaluza convocada a esta cita en la que estarán las ocho mejores triatletas del país. Sin duda, una gesta que solo está al alcance de algunos elegidos. «No me esperaba para nada lograr estos éxitos. Empecé a entrenar porque mis padres me obligaron y al principio como no me gustaba mucho el entrenador que tenía, no daba lo mejor de mi. Sin embargo, el año pasado cambié de técnico y todo dio un giro».

La triatleta, que se entrena seis días a la semana en sesiones de dos horas y 45 minutos, vive a nivel familiar su reciente pasión por este deporte, ya que tanto sus hermanos pequeños, Eduardo y Alicia, como sus padres se entrenan en el Club Mediterráneo. «Pienso que el deporte ha servido para unirnos más si cabe. Especialmente a mi hermano y a mi, porque estamos en el mismo equipo. Además, en ocasiones aprovechamos para salir a correr con mis padres», relata.

Guzmán ha conseguido compaginar a la perfección la exigencia de un deporte como el triatlón y sus estudios de 1.º de Bachillerato: «El secreto está en saber organizarse. En el colegio intento adelantar deberes siempre que puedo y en casa, los domingos que es el día que descanso, estudio para que después no se me eche todo encima».

Para esta temporada su objetivo es colgarse el oro por equipos que se le resistió en acuatlón. Por ello, las numerosas medallas logradas la pasada campaña no las ve como un factor de presión añadido sino como una motivación extra: «Ahora tenemos que pensar que no podemos quedar por debajo de ese nivel. Eso nos sirve para entrenar más duro», sentencia.