La final pasa por Torremolinos

La plantilla del Clínicas y el cuerpo técnico, en Los Guindos.
La plantilla del Clínicas y el cuerpo técnico, en Los Guindos. / Salvador Salas
  • El Clínicas recibe hoy al Ávila en el tercer partido de semifinales de la LEB Plata

Quería volver a Torremolinos. A ese Palacio de San Miguel que tan buenas vibraciones le ha transmitido esta temporada. Cuando el Clínicas Rincón jugó –y ganó, con mucho sufrimiento, 81-79– el partido de cuartos de final ante el Sammic de Azpeitia, el equipo se quedó con las ganas de volver a jugar como local esta temporada. Por lo que este fin de semana será una gran fiesta para los aficionados al baloncesto de la localidad costasoleña. El conjunto que entrena Paco Aurioles se ha ganado a pulso la posibilidad de rematar la semifinal ante su público y colarse en la final de la LEB Plata. Para ello tendrá que ganarle los dos encuentros de este fin de semana al Carrefour El Bulevar de Ávila, el de hoy a las 20.30 horas y el del domingo a las 12.30.

El Clínicas Rincón le ha dado la vuelta a la eliminatoria y ahora tiene el factor cancha. A punto estuvo de volver de Ávila con dos victorias, que hubieran prácticamente sentenciado la serie al mejor de cinco partidos. En el primer partido, el equipo malagueño tuvo posesión para ganar, pero un error le impidió tirar a canasta y el encuentro terminó 65-64. Y en el segundo, el equipo vinculado del Unicaja sacó toda su casta para arrancar una victoria (63-67) que hace que el conjunto malagueño ahora tenga el cartel de favorito. «Sabemos que hemos hecho algo muy complicado, como es eliminar al Azpeitia rompiendo su factor campo y volviendo de Ávila con 1-1. Pero esto no acaba aquí y no vamos a relajarnos. Queremos ganar el primer partido en Torremolinos, porque hemos demostrado durante todo el año que podemos ganar a cualquiera, pero también perder con cualquiera si no estamos concentrados», asegura el técnico, Paco Aurioles. El equipo malagueño, que ha estado gran parte de la temporada luchando por evitar el descenso, ha llegado a la recta final de la competición en su mejor momento. Hombres como Romaric, Karahodzic o Uta están dando un paso adelante en los momentos importantes y, tras superar el equipo el cruce de cuartos contra todo pronóstico, el Clínicas además ha ganado mucha confianza.

Los jugadores reclaman el apoyo del público de Torremolinos, un aspecto que puede ser fundamental en la eliminatoria: «Ganar en Ávila fue un subidón porque trabajamos mucho para ello. El trabajo siempre da sus frutos y nosotros no bajamos los brazos. Fue una pena el primer partido, pero el segundo se ganó haciendo grandes cosas. Málaga y Torremolinos tienen que llenar el San Miguel porque les necesitamos», declara Romaric, uno de los hombres más en forma del equipo, que promedia más de 15 puntos por partido.