«Al equipo le pongo un '6'; en la segunda vuelta iremos a más»

Jennifer, en el entrenamiento de anoche en Carranque.
Jennifer, en el entrenamiento de anoche en Carranque. / Nuria Faz
  • Jennifer, jugadora del Clínicas Rincón y tercera máxima goleadora de la Liga en División de Honor, sueña, a sus 20 años, con convertirse en ‘guerrera’ a medio o largo plazo

La progresión de Jennifer Gutiérrez (Algeciras, 1995), conocida en el mundo del balonmano con un simple ‘Jenni’, apunta a lo más alto si nada se tuerce por el camino. La tercera máxima anotadora de la División de Honor femenina, con solo 20 años, promedia siete goles por encuentro tras nueve jornadas, y ya acabó la pasada campaña como sexta artillera, lo que le valió para ser preseleccionada para el Partido de las Estrellas con el combinado de la Liga. En condiciones normales será difícil evitar a medio plazo que la extremo izquierda del Clínicas Rincón Málaga no abandone pronto el club. También se perfila como futura ‘guerrera’.

–¿Qué fue lo que la introdujo en el mundo del balonmano?

–Fue en el colegio, en Los Pinos, en Algeciras. En principio jugaba al baloncesto, pero el equipo se deshizo. Mi profesor de Matemáticas era entrenador del Algeciras de balonmano en la Asobal, y me recomendó que me metiera en un equipo de niñas que iban a crear en la entidad. Me salió bien… Ahora es mi segundo año seguido en Málaga, aunque ya estuve un año de juvenil aquí.

–¿Cómo es una jornada habitual de su vida entre sus estudios y los entrenamientos?

–Por las mañanas voy a la Medac (una escuela privada), porque estoy en segundo de Técnico Superior en Actividades Físicas y Deportivas (TAFAC). Estoy hasta las 14.00. Dos días a la semana voy a inglés de 16.00 a 18.00, y los miércoles también ayudo a una amiga a entrenar a un equipo alevín de balonmano. Por la noche, a las 20.00 o las 21.00, toca el entrenamiento del equipo.

–¿Qué le gustaría hacer en el futuro?

–No lo tengo muy claro. Me gustaría seguir vinculada de alguna manera al mundo del balonmano.

–Usted es de Algeciras, ¿con qué jugadora vive en Málaga?

–Vivía con Lidia (dejó el club por motivos personales hace semanas) y ahora estoy con Virginia. La convivencia es muy buena, porque llevamos una rutina muy parecida. Nos gusta el deporte, el cine, salir…

–¿Qué nota le pone al equipo en este principio de temporada?

–De cero a diez, un seis, porque realmente de los puntos que teníamos previsto conseguir quizás solo se nos han escapado tres, dos contra el Granollers y uno con el Valencia. Sin embargo, frente a equipos superiores como el Zuazo y el Alcobendas se hicieron buenos partidos. Quizás por eso da más rabia, pero creo que en la segunda vuelta iremos a más.

–Casi todos destacan que hay mejor plantilla que el pasado curso. ¿Coincide en ese análisis?

–Sí. El bloque central es el mismo, pero ya más experimentado, y también ha habido fichajes.

–Ahora han enlazado dos triunfos y visitan el sábado al Zarautz, otro rival directo…

–Sí, el objetivo es encadenar seis puntos e irnos al ‘parón’ de Navidad con buenas sensaciones y con muchas ganas de trabajar. Además, a la vuelta tenemos al Elche.

–Ahora usted es la tercera máxima goleadora de la Liga, a cuatro tantos de la primera, la internacional del Guardés Naiara Egozkue. ¿Puede ser un objetivo personal en esta campaña?

–La verdad es que es un orgullo, pero no es algo que sea mi prioridad dentro de lo deportivo. Prefiero salvar al equipo, conseguir los máximos puntos. Es verdad que mi promedio de goles se ha elevado esta Liga, pero contamos solo tres meses. Va a ser complicado mantenerlo.

–¿Se siente la más vigilada en la cancha por las rivales?

–No. Está claro que si meto goles es porque mis compañeras me los ofrecen y me dejan sola. Tenemos jugadoras muy buenas como Paula, Bea, y peleonas como Estefi y Pepa. Seria un error que los rivales solo se fijaran en mí.

–¿Qué opina de las otras goleadoras: Naiara, con 67 dianas, Soraia Vieira (Porriño), con 65, y Raquel Caño (León), que fue la ‘pichichi’ hace un año y que también lleva 63 como usted?

–Naiara es hoy por hoy una referencia, la extremo izquierdo de la selección. Lo está haciendo muy bien; Raquel Caño es un portento físico y tiene mucha experiencia, y a Soraia la conozco menos, porque es portuguesa, pero me ha parecido que tiene mucha calidad y recursos.

–Tiene este año de contrato en el Clínicas, ¿se plantea dar el salto a un equipo de más entidad?

–Puede ser. Es pronto para hablar de ese tema. No sé lo que va a pasar aquí ni en otro equipo.

–¿Qué metas tiene en su carrera?

–El objetivo final que tenemos casi todas las jugadoras hoy en día es poder llegar a la selección española. Supongo que es más a largo plazo, pero en mi puesto (extremo izquierdo) hay jugadoras muy buenas, Eli Chaves y Naiara Egozkue. Además, me gustaría mejorar y llevar a Málaga a jugar por algo más que la permanencia en la máxima categoría.