El Clínicas Rincón da la cara en Melilla a pesar de las bajas

Un intento de penetración de Romaric, ayer. :: optasports
Un intento de penetración de Romaric, ayer. :: optasports
  • Sin Guillén ni Alfonso Sánchez, se apoyó en un gran Tautvydas Sabonis, autor de 24 puntos, para dar batalla a su rival hasta el último cuarto

El Clínicas Rincón le plantó cara al veterano Melilla Baloncesto a pesar de que llegaba sin sus dos referentes, Guillén y Alfonso Sánchez. Con únicamente nueve jugadores, el equipo dirigido por Francis Tomé se mantuvo dentro del choque hasta el último cuarto, donde la profundidad de banquillo le pasó factura para acabar perdiendo por 86-75.

El primer cuarto comenzó con dominio alterno en el marcador con un Melilla que saltó a la pista algo frío y confiado por las bajas que traía el rival. Dos puntos finales de Magdevski dejaron el marcador en 22-20. El segundo periodo transcurrió con la misma tónica del primero, con un Melilla Baloncesto que quería romper el choque por la vía rápida, desde la línea de 6,75 metros, y un equipo malagueño que aguantaba bien las embestidas locales con una buena defensa y un acertado Tautvydas Sabonis. Los locales daban la sensación de que iban a despegar con dos triples casi consecutivos de Bravo con los que colocaron el 42-37 que redondeó Butterfield con un nuevo triple. Pese a esto, nuevamente Sabonis con dos puntos y Gutiérrez otro mantenían vivas las esperanzas de Clínicas Rincón. Garrido de tres y Romaric con dos puntos cerraban el marcador al descanso en 50-42.

El tercer cuarto arrancó con dos puntos de Laso, pero Clínicas no dejaba a los locales marcharse en el marcador. Pero seis puntos consecutivos colocaron la máxima diferencia del encuentro, de once puntos, 57-46, a falta de 5.41 para el final del tercer cuarto. A partir de ahí Sabonis con cinco puntos consecutivos y Romaric con otros dos hicieron pedir tiempo muerto al técnico local, Alejandro Alcoba, al colocar el 57-53 a falta de 4.10. Al final, un triple de Garrido dejaba la ventaja en seis puntos, 68-62.

En los últimos diez minutos, con el tanque de gasolina bajo mínimos, el Clínicas intentó mantener la esperanza de victoria, pero le costaba ante un veterano equipo melillense que tenía más rotación de banquillo. Sabonis y Gutiérrez anotaban para el cuadro de Málaga, y Wright y Laso para el de Melilla, un 74-67 a falta de 5.48. Los colegiados castigaron a Tomé con su segunda técnico del partido y el choque pareció romperse. En la recta final se mantuvo la incertidumbre con otro triple de Magdevski (81-75) pero una canasta local desde la línea de 6,75 y otra de dos de Adrián Laso cerraban el partido con el 86-75 final.