Ciclismo

Viejas glorias y jóvenes hambrientos se citan en el Mundial en pista

El británico Jason Kenny, compitiendo en los Juegos de Río. /Paul Hanna (Reuters)
El británico Jason Kenny, compitiendo en los Juegos de Río. / Paul Hanna (Reuters)

Los holandeses, anfitriones de la cita, tendrán como principales rivales a los británicos, impulsados por el regreso de Laura y Jason Kenny

BENOIT NOEL (COLPISA/AFP)APELDOORN (HOLANDA)

Un duelo generacional, Holanda jugando en casa, los británicos impulsados por el regreso de Laura y Jason Kenny, Francia en busca de serenidad... El Mundial de ciclismo en pista, que se disputará entre este miércoles y el domingo en Apeldoorn, promete emociones fuertes.

El duelo entre la vieja guardia, representada por Kenny y Pervis o Bos, y varias figuras jóvenes como el francés Sebastien Vigier, de 20 años y estrella ascendente del esprint, se anuncia intenso.

Los 5.000 espectadores del Omnisport ofrecerán todo su apoyo a los ciclistas locales, que se centrarán especialmente en las pruebas de velocidad. Medalla de plata en los Juegos de Río, Matthijs Buchli (25 años), optará al oro en keirin, en el que su gran rival será François Pervis, doble campeón del mundo de la especialidad (2014 y 2015) y que a sus 33 años es uno de los pilares de un equipo francés en reconstrucción.

Buchli ha ganado tres mangas de la Copa del Mundo esta temporada en esta espectacular especialidad. El nativo de Haarlem también brilla en velocidad individual y por equipos ¿Podría ser el hombre de estos campeonatos? «Claro que sueño con brillar en casa, pero la competencia es feroz. De hecho, en el mismo equipo holandés», señaló el ciclista, refiriéndose a su compatriota Harrie Lavreysen, subcampeón del mundo en velocidad individual.

Los ‘Oranje’ podrán contar también con el veterano Theo Bos (34 años), que competirá en el kilómetro con la ambición de recordar a los suyos que fue el rey entre 2005 y 2007, cuando ganó cinco títulos mundiales; en keirin, velocidad individual y kilómetro.

Reino Unido, principal amenaza para los anfitriones

Para los deportistas locales, que esperan brillar en categoría femenina también con la sorprendente Kirsten Wild, el peligro vendrá principalmente de Reino Unido. Laura Kenny, cuatro veces campeona olímpica, regresa a la competición en este Mundial, seis meses después del nacimiento de su primer hijo. Su marido Jason, que ha ganado seis medallas de oro olímpicas, estará también en Apeldoorn. Después de una larga pausa tras los Juegos de Río, Kenny, de 29 años, considera que está en «reconstrucción». «Mi objetivo es recuperar mi mejor nivel el año próximo y sobre todo en dos años. De aquí hasta entonces, todo lo que gane será un bonus», señaló.

Junto a Jack Carlin y Ryan Owens, Kenny aspira al título en velocidad por equipos. En esta disciplina, que abre la competición el miércoles, la competencia será muy grande. Estará Nueva Zelanda, vigente campeona (con el trío Dawkins/Mitchell/Webster), Holanda, subcampeona mundial, y Francia, bronce hace doce meses en Hong Kong.

Francia, tras varias temporadas marcadas por la tensión en la selección nacional, intentará recuperar la tranquilidad. Los ‘Bleus’ se presentan con un grupo joven liderado por los veteranos Michael Almeida y François Pervis.

En la prueba reina de la velocidad individual, Vigier, cuya impresionante progresión es destacada por sus rivales, figura entre los favoritos. «Me decepcionaría no acabar sobre el podio», señaló el joven de 20 años, campeón de Europa.

Además la selección colombiana se presentará con los subcampeones mundiales de keirin: Fabián Puerta y Martha Bayona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos