Maté: «Nunca había sufrido tanto en una carrera como en este Tour»

Luis Maté a su llegada al Aeropuerto tras el Tour.
Luis Maté a su llegada al Aeropuerto tras el Tour. / Salvador Salas

El ciclista marbellí finalizó su sexto Tour consecutivo y no ha abandonado en ninguna de las once pruebas de tres semanas que corrió

ÁLVARO GIJÓN

Si hay algo que pueda definir a Luis Ángel Maté es que nunca desiste. El malagueño aterrizó ayer en su ciudad natal tras completar su sexto Tour de Francia. «Estoy muy contento de haber acabado, que no es poco. En este Tour he tenido muchos problemas físicos», recordó Maté en declaraciones a este periódico, y reconoció además que hubo momentos claros en los que pensó que no lograría acabar. Estos problemas llegaron por un forúnculo en la espalda en la etapa 16ª, que comenzó en Le Puy-En-Velay y terminó en Romans-Sur-Isière. «Es curioso, porque fue una etapa prácticamente llana. Pero, claro, con el forúnculo se me hizo un completo infierno. He tenido fracturas y otras lesiones, pero ésta ha sido de las que más me ha mermado», dijo.

El propio Maté, tras acabar esta etapa el 18 de julio, publicó en su cuenta de Twitter: «Día negro para mí. Imposible pedalear por un forúnculo. Camino del hospital para ver qué hacemos y si salimos mañana o no». Finalmente pudo completar el Tour y llegar a París, a pesar de hacerlo con molestias durante los últimos cinco días de carrera.

Maté lleva compitiendo desde 2012 en la ‘Grande Boucle’ y puede presumir de un registro un tanto peculiar: «Siempre que he participado en el Tour he podido llegar a París, que es un premio, así que muy contento en ese sentido», sostuvo el ciclista marbellí. Y es que Maté lleva once pruebas de tres semanas corridas, seis participaciones en el Tour y cinco en la Vuelta a España, y siempre acabó.

Problemas con su equipaje a la llegada a Málaga

Maté aterrizó ayer al mediodía, pero salió de la terminal con cierto retraso.El marbellí tuvo que esperar durante una hora en la zona de llegadas del Aeropuerto de Málaga por algunos problemas con su equipaje. Precisamente mostró una foto en Twitter en la que reprochaba el estado de la silla del coche de su hijo, que quedó casi destrozada. El ciclista llegó a casa junto a su mujer y su vástago, que acudieron a visitarle y darle ánimos en su llegada a París el domingo.

El objetivo que se marcaron tanto él como su equipo (el Cofidis) antes de empezar la carrera francesa fue ganar alguna de las 21 etapas, tras una sequía de varios años. Al final no fue posible. «Hemos dado todo por nuestra parte. Creo que hemos hecho un buen Tour, trabajando muy bien, pero al final esa victoria no ha llegado», dijo Maté a su llegada a Málaga. Pese al resultado final (56º, a 2h.15:28 de Froome en la general y sexto español), el balance que sacó fue positivo: «Cuando terminas una carrera así, con los problemas que he tenido, uno sale reforzado». Y es que en los momentos más duros es cuando la recompensa final tiene un extra. «Siempre que compito intento acabar. Después de tantos años de entrenamiento, sacas fuerzas de cualquier sitio para conseguir el premio de llegar a París, que es algo verdaderamente precioso», aseguró.

Fuga en la etapa decimosexta

Precisamente en Le Puy-En-Velay, en la jornada anterior al día de descanso, y antes de padecer por el forúnculo, fue donde Maté se sintió más cómodo. «Iba en fuga con mi compañero (Dani Navarro) e hicimos una gran etapa. Estuvimos disputándola de principio a fin y fue en la que mejor me encontré», dijo. Fue una etapa en la que, además, llegó a pensar que la victoria podía ser real.

«Cuando terminas una carrera así, con todos los problemas que he tenido, un sale reforzado» sobre el último tour

«Toco madera. Espero recuperarme pronto, entrenar bien y luchar por ganar alguna etapa» sobre la próxima vuelta a españa

Ahora Maté, que llegó a tierras costasoleñas enjuto, muy afectado por el desgaste físico de tres semanas de gran esfuerzo, estará parado entre tres o cuatro días para poder recuperarse al cien por cien de las molestias que le acompañaron en la parte final del Tour. Una vez recuperado, pondrá rumbo al Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada, donde estará concentrado para prepararse cara a la próxima Vuelta a España (del 19 de agosto al 10 de septiembre, con salida en Nimes, en Francia), que espera con mucha ilusión. «Si todo va bien en la recuperación, a ver si puedo llegar en buenas condiciones». Además, para la cita de este año se muestra ambicioso. «El objetivo del equipo vuelve a ser conseguir la victoria en alguna de las etapas», explicó. En el Tour, tuvo que correr para favorecer al líder del equipo (el ‘sprinter’ Bouhanni). Por contra, en la ronda española tendrá mayor libertad para competir. «En La Vuelta podré ir más al ataque, que es como a mí me gusta. Espero aprovecharlo».

Fotos

Vídeos