Modolo celebra; Barbero se indigna

Sacha Modolo (Astana) celebra la victoria al esprint en la etapa de ayer./Rafa Alcaide. Efe
Sacha Modolo (Astana) celebra la victoria al esprint en la etapa de ayer. / Rafa Alcaide. Efe

El esprínter italiano ganó en un final polémico: Movistar reclamó, sin éxito

MARTÍN COLBA

Está escrito que Sacha Modolo no va a tener un día tranquilo en esta Vuelta a Andalucía, y menos aún si se trata de un esprint. Si el miércoles en Granada llegó incluso a levantarse de la bicicleta para amagar con una celebración y percatarse después de que había perdido, ayer se anotó una victoria con mucha polémica.

Hoy, segundo y último final en alto de la Vuelta a Andalucía en el muro adoquinado de Alcalá de los Gazules

El italiano es, sin lugar a dudas, el hombre con mayor velocidad punta de la ronda andaluza. Además, con mucho. Pero el sprint de ayer en la localidad sevillana de Herrera no era sencillo. Una curva de 90 grados a 400 metros de meta, cuando todo el mundo entra ya desbocado y con el corazón a 200 pulsaciones por minuto, y una recta final ligeramente cuesta arriba le restaban parte de su ventaja. Que, por cierto, también incluye contar con el mejor equipo para prepararle las llegadas masivas.

Pero allí estaba Carlos Barbero, el burgalés del Movistar Team que a día de hoy probablemente sea de lo mejorcito que tiene España en lo que a velocidad se refiere, toda vez que el gaditano Juanjo Lobato estaba fuera de combate. La lucha se saldó aparentemente con victoria clara para Modolo en un esprint muy reducido porque precisamente en la curva de 90 grados, Clement Venturini se fue al suelo y se provocó un corte de unos doce ciclistas que, ya a toda mecha, se jugaron la etapa.

Comisarios

Mientras Modolo celebraba, Carlos Barbero se iba hacia el emplazamiento de los comisarios como una exhalación y un rostro de enfado evidente. El castellanoleonés, negando con la cabeza, explicó que el italiano le había cerrado claramente la trayectoria en el esprint, algo completamente ilegal y que, por tanto, debería haberle costado la descalificación. Movistar Team apoyó a su corredor presentando una reclamación formal. No fue estimada por los jueces.

«He sido el más fuerte, pero los jueces han dicho que no», se quejó Barbero

«A 400 de meta me ha embestido, pero he podido remontarlo. Luego, con todo el pelotón por la derecha, he salido yo hacia la izquierda lanzando el esprint. Me ha visto que venía con más fuerza y me ha cerrado. Hasta he tenido que frenar. Con todo, casi le remonto de nuevo. He sido el más fuerte, pero los jueces han dicho que no. Ante esto puedo intentarlo mañana (por hoy), pero la de hoy (por ayer) ya no vuelve», dijo un indignado Barbero.

No, esta oportunidad ya no volverá, aunque el burgalés tendrá otras durante la temporada. En cualquier caso ha demostrado que está en muy buena condición física y, hombre mentalmente duro como es, se quedará con eso y ya habrá jurado venganza –deportiva, claro- contra Modolo. El pelotón no es tan grande y volverán a verse tarde o temprano en la carretera.

Fase decisiva

Para los hombres de la general fue una jornada muy tranquila. No apareció el viento, elemento que podría haber perturbado la paz que se vivió en el pelotón. La temperatura, primaveral hasta alcanzar los 20 grados, convertía la mañana en perfecta para la práctica del ciclismo de forma relajada y eso fue lo que hicieron los corredores. Wout Poels mantuvo sin más dificultad el maillot rojo de líder.

Pero hoy las cosas cambian radicalmente. La ronda andaluza entra en fase decisiva con la etapa de las dos caras: salida desde Sevilla y 80 kilómetros completamente llanos hasta que se empiecen a recortar en el horizonte las cumbres de la Sierra de Grazalema. En el ecuador de la jornada se subirá el Puerto de las Palomas, de primera categoría. Tras cruzar la sierra se llegará a Alcalá de los Gazules, ya cerca de la costa gaditana. En Alcalá espera una emboscada de aúpa: un muro de casi dos kilómetros con rampas de hasta el 18%... sobre adoquines. Habrá cortes en el pelotón, se abrirán algunos huecos –en teoría pequeños, pero quién sabe- y tal vez cambie el tablero para la contrarreloj final. Esto se acaba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos