Froome trae los focos a Mijas

Froome, durante la última Vuelta a España. /Efe
Froome, durante la última Vuelta a España. / Efe

El ganador de cuatro Tours de Francia estrena su temporada hoy en la Vuelta Ciclista a Andalucía

MARTÍN COLBA

Hace exactamente dos meses, la vida de Chris Froome cambió por completo. Fue el 13 de diciembre del pasado 2017 cuando un anuncio por la mañana de su equipo (el Sky) y la federación internacional del ciclismo (UCI), policía de este deporte –realizado de forma coordinada para contrarrestar una filtración periodística–, reveló el hallazgo en una muestra de orina suya recogida durante la pasada Vuelta a España de una concentración anormalmente elevada de salbutamol. Se trata del principio activo del ventolin, la sustancia que la mayoría de asmáticos aspiran para prevenir o mitigar crisis respiratorias. En el deporte está permitido consumirlo sin autorización especial hasta ocho ventilaciones cada doce horas; más se considera dopaje. A Froome le encontraron el doble de lo estipulado.

La carrera comienza en territorio malagueño

Pese a la presencia de seis andaluces entre los participantes de esta Ruta del Sol, no habrá ningún malagueño en el pelotón que partirá desde Mijas. Sólo hay tres ciclistas de la provincia registrados en equipos UCI. El rondeño Óscar Sánchez Caballero y el malacitano Edu García compiten en un conjunto de licencia serbia y base murciana (Dare-Gaviota), que por su categoría no puede optar a competir en esta carrera. Sí podría haberlo hecho el marbellí Luis Ángel Maté, pero su equipo, el Cofidis, no estará presente en la prueba, lo cual aboca al ‘Lince andaluz’ a perderse la carrera de su tierra. Los 118 kilómetros iniciales discurrirán por la provincia de Málaga. Partiendo a las 11.30 desde el barrio de Las Lagunas de Mijas, pasará por Mijas pueblo (11.41), Alhaurín de la Torre (12.17), Rincón de la Victoria (13.18), Benajarafe (13.31), Torre del Mar (13.45) y La Viñuela (14.01), hasta salir de la provincia a las 14:36 por Venta de Zafarraya.

Hay quien dice que el británico, asmático reconocido desde la infancia y acostumbrado a administrarse salbutamol en carrera antes de los momentos decisivos, simplemente se equivocó contando en el contexto de una etapa nerviosa. Otras versiones hablan de una disfunción de su cuerpo debido a problemas renales que provocaron que expulsara mucho salbutamol de golpe cuando miccionó en el control antidopaje.

La presencia del ciclista británico en la ronda andaluza suscita controversia porque su positivo por salbutamol en la pasada Vuelta sigue sin resolverse

Sea como fuere, Froome todavía no está suspendido ni castigado por esta falta. El caso, de hecho, no debería ser público: el proceso establecido por las autoridades deportivas estipula que debe ser resuelto entre bambalinas y llegar a la luz pública solamente una vez haya sido dictaminada la sanción o la absolución del deportista. Ocurre que en este caso una filtración venida de quién sabe qué estamento dio al traste con la privacidad del sujeto.

La celebridad propia de quien ha ganado cuatro de los cinco últimos Tours de Francia ha jugado en contra de Froome. Incluso el propio presidente de la UCI, quien debería ser el más escrupuloso con las normas, ha aseverado que su equipo debería suspenderlo porque, aunque tiene «todo el derecho a defender su inocencia», el anglokeniano «no es un corredor normal».

El Sky no sólo ha hecho caso omiso a la presión de la UCI, sino que ha decidido que comience con normalidad una temporada que debería verlo acometer el gigantesco reto de ganar el Giro y el Tour en la misma campaña. Por eso lo alinea en esta Ruta del Sol.

Decenas de periodistas extranjeros se han congregado al calor de la hoguera en la cual arde la imagen pública de Froome. Hay más de un centenar de medios de comunicación acreditados para esta edición de la ronda andaluza, que hoy se arremolinarán en Mijas en torno al autobús del Sky. A su puerta apuntarán todos los focos en espera de que el campeón emerja para emitir unas cuantas palabras antes de marcharse a pedalear, que al fin y al cabo es su oficio.

Encuentro con Landa

El monotema de Froome llegó hasta la rueda de prensa previa a la 64.ª Ruta del Sol, celebrada ayer en Mijas. Un periodista se acercó a cuestionar por el particular a Mikel Landa, la otra gran estrella de la carrera, que trabajó para el británico en sus dos últimos Tours victoriosos y hoy lo reta vestido de Movistar Team. Su jefe de prensa, incómodo, cortó la pregunta para evitar una respuesta de su pupilo.

Landa, escalador puro e inexplicable revestido de carisma, viene a la cita andaluza en buena forma y deseoso de reivindicarse. Pese a la existencia de una férrea jerarquía en su equipo –donde Alejandro Valverde es el líder espiritual, y Nairo Quintana, el jefe de filas deportivo–, no ha tenido ningún reparo en proclamar a los cuatro vientos que él no ha fichado por el Movistar para ser gregario ni segundo espada: quiere ser cabeza de cartel. Esta Vuelta a Andalucía es su primera gran ocasión para demostrarse merecedor de dichos galones.

A Landa lo acompañarán Andrey Amador, que llegó a ser cuarto en un Giro, y Marc Soler, ganador de un Tour del Porvenir. Vestidos del Astana aspiran a todo el danés Jakob Fuglsang y el murciano Luis León Sánchez, un dúo que ha arrancado la temporada en un excelente estado de forma. El LottoNL-Jumbo presenta al neerlandés Steven Kruijswijk, que casi ganó el Giro hace dos años, y el Sport Vlaanderen, al pujante flamenco Thomas Sprengers. A Froome lo defenderá el bloque que le acompañaría de participar en el Giro, con el holandés Wout Poels y el catalán David de la Cruz como baluartes.

El terreno se presta a la batalla. Tanto la etapa de hoy como la del viernes prometen llegadas masivas en Granada y Herrera, respectivamente. Mañana hay un final en alto en Las Allanadas, cerca de La Guardia de Jaén, donde los favoritos se quitarán las máscaras. El sábado espera la Sierra de Grazalema, con paso por el puerto de las Palomas y meta en el repecho adoquinado de Alcalá de los Gazules. Para decidir lo que quede en el aire llegará el domingo la decisiva ‘crono’ de Barbate, sazonada con tramos de tierra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos