Boudat, sultán de Granada

Boudat, en el sprint que le dio la victoria de etapa ayer en Granada. /Miguel Ángel Molina. Efe
Boudat, en el sprint que le dio la victoria de etapa ayer en Granada. / Miguel Ángel Molina. Efe

El velocista francés del Direct Energie, primer líder de la Vuelta a Andalucía

MARTÍN COLBA

La media montaña que había situada en la parte central de la etapa no deshizo lo que se esperaba como el primer sprint masivo de esta Vuelta a Andalucía. Tampoco el pelotón puso mucho empeño en convertir esta larga jornada –casi 200 kilómetros– también en dura. Las calles de Granada vieron ayer, pues, un escenario muy distinto al del año pasado cuando se presentaron sólo seis ciclistas después de una subida a Monachil a palo limpio.

Hoy, la velocidad deja paso a la montaña con el explosivo final en el Alto de las Allanadas (La Guardia de Jaén)

El centenar de kilómetros que discurrió por la provincia de Málaga dejó hecha la escapada del día, con marcado protagonismo español y la alegría de ver al recién nacido equipo de la Fundación Euskadi –creado de la mano de Mikel Landa, también en carrera– presente en el grupo de fugados. Una escapada que ha llevado a dos ciclistas españoles a vestirse con el maillot de la Montaña –Lluis Mas– y las Metas Volantes –Gari Bravo-, a la espera de que Movistar Team se muestre más en etapas más decisivas para la general. También para un español fue la cruz de la jornada con la caída de Sergio Samitier. El joven aragonés del Euskadi-Murias tiene profundos cortes y heridas en la parte izquierda de su cuerpo. Pudo acabar la etapa y hoy valorará si puede salir o no.

‘Photo-finish’

Pero en este tipo de etapas, además con la longitud de ayer, las escapadas están destinadas a no llegar. El equipo Sky, cogiendo galones desde el principio, impidió que la diferencia se fuese más allá de los cuatro minutos y medio en Alhaurín de la Torre. A partir de ahí la propia inercia de la carrera con la lógica tensión de los puertos y la cercanía a meta fue tirando abajo la ventaja hasta acabar con la caza y los preparativos del consabido sprint.

Froome, en el centro de todas las miradas durante la jornada

Si hubo ayer una figura que concentrase todas las miradas fue sin duda la del británico Chris Froome. El tetracampeón del Tour de Francia se ponía un dorsal por primera vez en esta temporada 2018 y en plena tormenta por su caso, con el juicio previsto a partir de la próxima semana. El anuncio de su participación a última hora tuvo efecto inmediato: duplicó la cantidad de periodistas acreditados para la ronda andaluza.

Ayer, en Mijas Costa, el autobús del equipo Sky era el más buscado por periodistas, cámaras, fotógrafos y aficionados. Casi un centenar de personas se arremolinaban en torno al vehículo a la espera de que bajase el corredor. Antes de salir, Froome atendió a la prensa y pidió «un trato igual que al resto» cuando comience el proceso: «Confío en la justicia y sé que no he hecho nada malo. Sólo pido que, a pesar de mi nombre, se me trate igual que a los demás», dijo.

Además, el ciclista de origen keniano aseguró que hay «mucha desinformación» alrededor de su caso, preguntado por las declaraciones de otros ciclistas y estamentos de este deporte sobre la conveniencia de que corra antes de que el proceso acabe.

Y esta vez, al principal favorito le tocó perder. El italiano Sacha Modolo es, por piernas y por equipo, probablemente el corredor más rápido de esta edición de la carrera. Pero esto es ciclismo, aquí las matemáticas no siempre funcionan. De hecho, lo habitual es que no resulten. El EF Education First, al que ha llegado el italiano este año, lo había preparado todo para inaugurar el casillero de victorias con un tren casi perfecto.

Pero el francés Thomas Boudat salió desde atrás y remontó a Modolo. De hecho, en caliente el italiano llegó a soltarse de manos del sillín, pero sin demasiado convencimiento. La ‘photo-finish’ dijo lo que incluso el propio Modolo sospechaba: Boudat tenía que subir al podio para ponerse el maillot rojo. El francés, de sólo 23 años, confirma con esta victoria un más que notable inicio de temporada, haciendo buenos los dos segundos puestos que logró en la Étoile de Bessèges, prueba por etapas francesa que se disputa a finales de enero.

Landa y Froome, los dos principales corredores de la prueba.
Landa y Froome, los dos principales corredores de la prueba. / Jorge Guerrero. Afp

Una prenda que probablemente perderá hoy, porque la carrera cambia totalmente de perfil. Una segunda etapa que empieza en la localidad granadina de Otura y acabará en el Alto de las Allanadas, situado en La Guardia de Jaén. Una auténtica pared de tres kilómetros que alcanza rampas del 22 por ciento en sus partes más duras. La cima jiennense dejará los primeros huecos entre los hombres de la general. Desde luego, una etapa como para no perdérsela.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos