Diario Sur

Luis Ángel Maté: «Si gano una medalla me corto la coleta»

Maté, ayer junto a la playa del Puerto, en Marbella, con la Torre del Cable al fondo.
Maté, ayer junto a la playa del Puerto, en Marbella, con la Torre del Cable al fondo. / J.R.
  • El ciclista malagueño se estrena en un Mundial en la cita que se celebra el domingo 16 en Doha, con el calor como protagonista

De todos y para todos. Marbellí, malagueño y andaluz, ensalza cada kilómetro de nuestra tierra porque la ha recorrido varias veces en bici promocionándola allí por donde va. Luis Ángel Maté Mardones, el ciclista combativo, ambicioso, autoexigente y con mucha hambre será nuestro representante en la prueba de ruta en carretera del Mundial de Ciclismo que se celebrará en Doha el domingo 16. Con 32 años se quiere cortar la coleta, pero no como los toreros por dejar la profesión sino para cumplir con su promesa si logra una medalla. EnCatar vivirá un momento cumbre en su trayectoria deportiva luciendo el maillot del combinado nacional. Debutó con la selección el 18 de septiembre en Francia y no desaprovechó la oportunidad de engancharse al tren del Mundial. Llegó la llamada del seleccionador Javier Mínguez para la carrera de su vida. Tras correr esta temporada su quinto Tour, su quinta Vuelta y apostar por mantener la esperanza de ir a la selección continuó disputando clásicas. En la playa marbellera del Puerto junto a la mítica Torre del Cable disfruta de la última brisa marinera antes de soportar los 50 grados que le esperan en Catar.

–¿Cómo reacciona cuando se ve en la lista de España para el Mundial de ciclismo?

–Es una satisfacción inmensa. Estaba esperando ese momento pero hasta que no lo ves no te lo crees. Es uno de las cosas más bonitas para un deportista profesional, representar a tu país en una prueba internacional y de entidad como un Mundial es un gran orgullo.

–Después de varios amagos de entrar, ¿qué siente cuando sabe que tiene la oportunidad de disputar el mayor arco iris?

–Es un sueño estar en la línea de salida del campeonato del Mundo con los mejores. Miras alrededor y ves los ‘maillots’ de Australia, Alemania, Italia... Es increíble. He hecho carreras en categorías inferiores con la selección, pero no es lo mismo. Un Mundial centra toda la atención mediática. Como dice, son muchos años amagando que sí o no. Estaba resignado en no ir a la selección porque no soy ningún chaval, pero mira ahora cómo me ha llegado y tengo muchísima ilusión. Quiero dar mi mejor versión para que sigan confiando en mí.

–¿Qué papel le ha pedido que cumpla el seleccionador?

– Todavía no hemos concretado la táctica de la carrera. Va a ser diferente porque el recorrido no se adapta a nuestras características. Soy de los que tienes más experiencia del grupo tanto en etapas de grandes vueltas como en clásicas importantes como la Paris-Niza. Espero tener un papel importante en el grupo.

–En La Vuelta, en alguna etapa le dijeron «Luis, hoy no es el día» y aún así intentaba la fuga. ¿Será capaz de aguantar el ansia de saltar del pelotón en el Mundial?

–(Risas) No lo sé. Respeto siempre las decisiones del entrenador y el director. Ha habido días que no era la opción más respetable, pero voy adquiriendo galones para tomar yo las riendas.

–¿Hasta el punto de coger las riendas de la selección sin un gran favorito.

–Son palabras mayores. Tenemos a corredores con muchísima experiencia también como Erviti, Ventoso, pero eso lo dirá la carrera que pone a cada uno en su sitio. Espero estar en el momento adecuado para tomar una buena decisión.

–¿Sabe que en Doha le espera 50 grados como hubo ayer?

–Es un cambio brutal porque en Marbella parece primavera y en Europa las temperaturas son más bajas, pero allí será otra historia. Va a ser un condicionante de la competición. Vamos a tener calor, viento y seguro que van a marcar el desarrollo de la carrera. Son aspectos fundamentales que van a marcar el desarrollo de la prueba.

–Con 32 años, ¿vive ahora el mejor momento de su carrera?

–No sé si el mejor. Tengo un momento de madurez que me da mucha seguridad en mí mismo. Sabes que si haces bien tu trabajo vas a llegar a un nivel competitivo alto. Voy conociéndome mucho mejor. Veo con claridad lo que me viene: aprender a entrenar, descansar, recuperar. Ya conozco los escenarios donde me voy a desenvolver y a los rivales. Siento que me respetan mucho más que hace unos años.

–¿Esta temporada le está ayudando a replantearse su futuro?

–Mi futuro acaba el año que viene en el Cofidis. Veremos las ofertas que tengo, si quieren seguir conmigo y en qué condiciones.

–¿Dónde se ve dentro de dos años?

–Me veo dando un pasito más, siendo mejor deportista. Eso sería un buen objetivo. Aún creo que me quedan muchos aspectos que mejorar en muchos sentidos. Tengo bastante margen de progresión. Creo que los próximos meses y años serán muy importantes para limar detalles y crecer mucho más. La mejor versión de Maté está por llegar, no pienso para nada en mi retirada.

-¿Qué le motiva a seguir en la élite de un deporte tan sacrificado?

–Para mí no es un deporte sacrificado, me lo ha dado todo: mi mujer, una educación, lugares increíbles, personas maravillosas. Es un sueño ganarme la vida haciendo lo que me gusta. Tengo muchos sueños todavía y el principal es encontrar la mejor versión de Luis Ángel Maté que aún está por llegar.

–¿No será capaz de retirarse sin ganar una etapa en una ‘grande’?

–(Risas) Ojalá, para eso lucho y peleo cada día.

–Acabe la frase. Si gano una medalla en el Mundial…

–...Me corto la coleta que la tengo desde los 15 años.

–¿Es uno de los más activos del pelotón en redes sociales ¿Le gusta le etiqueta de ciclista 2.0?

–El ciclista ha cambiado como la sociedad. Antes eras un monje. Correr, descansar y domir. Hoy lo entiendo como un escaparate público en el que tienes que cuidar tu imagen. Las redes sociales son un vehículo extraordinario para llegar al aficionado, así lo entiendo. Con mis cosas buenas y malas, las redes nos permiten estar en contacto con muchos seguidores.

–¿Qué hace cuando no está rodando?

– No paro nada en casa. Me apetece estar con mi familia, mis amigos, leer un buen libro. Estoy enamorado de Málaga, su Costa del Sol y mi Marbella. Tengo ganas de disfrutar de nuestra tierra.