Aquel verano de Sergio Scariolo

Plata en Londres 2012 / AGENCIAS
Málaga en Verano

Reconoce que, desde hace años, la época estival está asociada a la competición oficial con 'La Roja' de baloncesto. Se queda con dos grandes momentos: su debut en el Eurobasket de 2009 y los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Asegura que desde que no entrena en un club siempre anda con el «mono, las ganas y el deseo» de volver a la cancha. Será por eso que afronta con tanto ímpetu todas y cada unas de las competiciones al mando de la selección. Sergio Scariolo se ha convertido en el seleccionador nacional de baloncesto más laureado. Desde 2009 ha conseguido cinco medallas para ‘La Roja’, un palmarés que se completa con el mérito de haber ganado el 80% de los partidos que ha dirigido. «He estado dando vueltas a lo que me preguntabas sobre el mejor de mis veranos y creo que es imposible elegir uno», asegura al inicio de la entrevista con SUR que tiene lugar días antes de la concentración del equipo en Benahavís preparatoria del Eurobasket 2017, competición en la que la selección debutará el 1 de septiembre en Cluj-Napoca (Rumanía). Celoso de su vida personal opta por enfocar el asunto desde el punto de vista profesional. En su larga trayectoria como entrenador, asegura, «ha habido muchas cosas, sobre todo con la selección. Para mí desde hace años la palabra verano se asocia a la selección. No ha habido nada más importante, más bonito ni más divertido que estar en una competición». Por ello, el italiano –que pronto se convertirá en Hijo Adoptivo de Marbella, ciudad en la que vive– opta finalmente por convertir en protagonistas de este reportaje a dos de las grandes gestas de la selección nacional de baloncesto en la última década. Una, el triunfo de España en el Eurobasket de 2009. La otra, la medalla de plata conseguida en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012. «El Eurobasket de 2009 tiene un significado especial porque fue cuando estuve por primera vez con la selección preparando el europeo de Polonia, cuando aún España no había ganado ningún europeo. Y lo hicimos. Ganamos. Destacaría además el año 2012, cuando fueron mis primeras olimpiadas. Acudir a un encuentro deportivo como ese es algo único en la vida de un deportista», asegura. De aquellos Juegos Olímpicos de Londres la selección nacional se vino con la medalla de plata bajo el brazo. «Fueron momentos muy emocionantes por lo logrado, desde el punto de vista profesional y también personal». Para cuando se proclamó subcampeona de aquellos juegos olímpicos, ‘La Roja’ ya guardaba en su palmarés dos copas de Europa. Tras la de 2009, se sumó una segunda en 2011. En 2015 llegaría el triplete. Todas, con Sergio Scariolo al frente.

Licenciado en Derecho, terminó dedicando su vida a la práctica deportiva. En más de una ocasión ha llegado a reconocer que acabó sus estudios universitarios sabiendo que se dedicaría a entrenar. No se equivocó. La práctica deportiva ha estado ligada a Scariolo desde siempre, en lo personal y en lo profesional. Terminó casándose con una jugadora de Baloncesto y eligió Marbella para vivir «por las posibilidades que ofrece para la práctica del deporte en abierto para toda la familia».

«Vivimos en Marbella, y eso es un atractivo para que los amigos se planteen hacer turismo en nuestra casa»

No todo se limita al trabajo, asegura. Que las concentraciones con el equipo cara a las competiciones europeas se realicen en el mes de julio le permite disfrutar de unos días en familia y entre amigos «desde que los niños terminan las clases» hasta que llega la hora de enfundarse la camiseta de seleccionador. Uno de sus destinos favoritos: Cerdeña. «Siendo la concentración en julio te permite tener al menos un mes para hacer cosas con la familia y recibir amigos. A los del día a día los tenemos todo el año, pero hay otros familiares y amigos que aprovechan estas fechas para venir a casa». La Costa del Sol y, en concreto, Marbella, reconoce, «es un atractivo importante para que la gente se plantee hacer turismo en tu casa», bromea. «Es el tiempo que aprovecho para la familia, los amigos, y el mar, que para mí es imprescindible. Incluso tomo un tiempo para ir a un mar diferente al nuestro, como el de Cerdeña, el de Baleares, con más rocas, con más barco, con un poco de todo, y baloncesto, desde luego».

Defiende que una de las mejores decisiones adoptadas en familia fue la de establecer su residencia –hace ya años– en Marbella. «Es fruto de una decisión, no es algo que nos ha tocado, sino que hemos decidido: establecer nuestra residencia en Marbella». ¿Por qué este destino y no otro? «Marbella nos permite encontrar, en muchos sentidos, lo que buscamos. Somos una familia de deportistas y, como digo, la ciudad ofrece muchas posibilidades para la práctica al aire libre». El bajo nivel de contaminación, indica el seleccionador, fue un aspecto que a la hora de elegir destino ayudó igualmente a inclinar la balanza a favor de la ciudad marbellí. «Los niños se han criado en unas condiciones de salud fantásticas, casi sin faltar al colegio (risas)».

Oyéndole hablar de la ciudad en la que vive se comprende que se le haya reconocido como uno de los mejores embajadores de Marbella en el mundo. Scariolo cuenta con una estrella en el Bulevar de la Fama de Puerto Banús, ha sido pregonero de la Feria de San Bernabé este año, y el Ayuntamiento tramita su reconocimiento como Hijo Adoptivo. «Consideramos un privilegio vivir aquí. En invierno y en verano».

Fotos

Vídeos