El rival, con el entrenador en el punto de mira de la grada

J. CALDERÓN MÁLAGA.

No se corresponde la clasificación del Valencia en la Liga con el ambiente que se respira alrededor del equipo. El técnico Txus Vidorreta está en el punto de mira de un sector de los aficionados hasta tal punto de que se ha evitado presentarlo en al comienzo de los encuentros.

Con este ambiente de tensión recibe el domingo el conjunto naranja al Unicaja en un partido de gran importancia para los intereses del cuadro malagueño con vistas a disputar la próxima temporada la Euroliga. Los jugadores del Valencia han tenido que interceder en favor de su técnico para tratar de calmar los ánimos de la grada como ayer reconoció el belga Van Rossom. «Nunca es agradable que tu propia afición te esté pitando, no creo que esto ayude al equipo, al contrario, nos mete más presión. Si la afición nos da su apoyo en los momentos difíciles, eso nos va a ayudar muchísimo más».

Después de la victoria en la última jornada ante el Baskonia, el propio Vidorreta fue claro a la hora de abordar la situación cuando se le preguntó si echaba en falta más apoyo de la grada. «Sí», respondió. Para el choque ante el Unicaja, el técnico no podrá contar con San Emeterio y mantiene la duda de Tibor Pleiss.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos