Díaz y Guerrero dejan buenas sensaciones con España

Benahavís vivió el debut de los malagueños / Baloncesto FEB

El combinado que dirige Scariolo venció ayer a Israel en Benahavís, en el primer amistoso de los jugadores malagueños con la absoluta

Últimos minutos del primer cuarto. Alberto Díaz sube la pelota, levanta la cabeza y ve un compañero que se levanta sobre los demás. Pone el balón muy alto, casi junto al aro y por ahí aparecen los enormes brazos de Rubén Guerrero para poner la pelota dentro del aro. Un ‘alley-oop’ cien por cien malagueño. Y con la camiseta de la selección española absoluta.

90 España

Colom (11), Fernández (17), Rabaseda (), Oriola (), Diop 5() -quinteto inicial-; Díaz (4), Guerrero (4), Sáiz (7), Paulí (2), Vega (13) y Arteaga (10)

70 Israel

Sharon (12), Szuchman (4), Gutt (10), Kulechov (18), Altit (8), -equipo inicial-; Gershon, Mor (4), Geffen (2), Sapir (6) y Ziv (6)

Parciales
35-10, 19-27, 11-18, 25-15
Árbitros
Hierrezuelo, Conde y Jiménez. Sin eliminados
Cancha
Polideportivo de Benahavís

Este sábado, en el pequeño pabellón de Benahavís un reducido grupo de espectadores pudieron vivir en directo el debut de estos dos jugadores malagueños con el combinado nacional. Es cierto que la selección que ha trabajado estos días con Scariolo en la Costa del Sol es una especie de combinado ‘B’, sin los Gasol, Ricky, Hernangómez y restos de jugadores de la NBA. Pero tanto Díaz como Guerrero aún tienen mucho recorrido por delante, ambos tienen menos de 24 años y en poco tiempo pueden estar en primera fila. Ver a estos dos jugadores con la camiseta roja, ambos formados en el Unicaja y amigos desde niños, es una gran noticia para el baloncesto malagueño. En el primer amistoso de España este verano, ante un combinado de Israel también sin sus jugadores referentes, Scariolo pudo comprobar lo que esta hornada de jugadores jóvenes le puede ofrecer. Ganaron sin mucho esfuerzo (90-70) y tanto Díaz –4 puntos, 5 asistencias, tres recuperaciones y 12 de valoración en 19 minutos–, como Guerrero –4 puntos, 3 rebotes y 6 de valoración en 11 minutos–, dejaron buen sabor de boca. El base del Unicaja jugó como con su equipo, con desparpajo, liderazgo y amargándole la noche en defensa al base rival. Guerrero estuvo algo más tímido en pista, pero cuando tuvo oportunidad sumó. Hay que recordar que el Unicaja tiene derechos preferenciales sobre Guerrero en la ACB, ya que se formó en el club malagueño antes de marcharse a estudiar a Estados Unidos, donde compite en la NCAA (le quedan dos años académicos más allí y entonces podría regresar a la ACB).

Inicio fulgurante

Ni Díaz ni Guerrero salieron titulares. España empezó como un cañón, con Jaime Fernández muy inspirado en el tiro exterior y Diop haciendo daño por dentro. Israel sólo contaba en su rotación con un pívot puro, por lo que el equipo visitante tenía muchas dificultades para frenar a los hombres altos de Scariolo. A cinco minutos del primer cuarto, Díaz salió a cancha y poco después lo hizo Guerrero. El base del Unicaja, pocos segundos después de pisar el parquet, sumó un robo de balón marca de la casa, con presión al base de Israel y Díaz tirándose al suelo por el balón.

Poco después era Guerrero –muy grande de estatura y envergadura, pero con una gran movilidad–, el que interceptó un balón en un contraataque y la jugada terminó con canasta de Díaz. El jugador del Unicaja se lució en sus cinco primeros minutos con 4 puntos, 3 asistencias, un robo y 10 de valoración (35-10 al final del primer cuarto). En el inicio del segundo cuarto Israel aumentó su ritmo y España no jugó tan cómoda. Los triples de Koulechov, un ruso criado en Israel y que juega en la NCAA norteamericana, acercaron a su equipo (39-30). La entrada a pista del pívot del Estudiantes Víctor Arteaga le dio aire a España. Al descanso el equipo de Scariolo ganaba por 54-37, gracias a su acierto exterior (7 de 14 en triples) y a un dominio absoluto de los rebotes (25 frente a 14).

En la segunda mitad, Israel lo intentó y llegó a ponerse cerca, ya que al final del tercer cuarto España sólo ganaba por 10 (65-55) y parecían que las fuerzas se equilibraban. Pero todo fue un espejismo, porque en cuanto los de Scariolo volvieron a apretar un poco se llevaron el partido sin complicaciones, con un buen cuarto final de Colom, Rabaseda y el prometedor Sebas Sáiz. Este domingo, España e Israel vuelven a medirse en Estepona para cerrar esta concentración en la Costa del Sol.

Fotos

Vídeos