Montenegro, un estreno trampa

Sergio Rodríguez, Pau Gasol y Sergio Scariolo, ayer. :: efe
Sergio Rodríguez, Pau Gasol y Sergio Scariolo, ayer. :: efe

España inicia la defensa del trono ante un rival en el que sus hombres altos pondrán a prueba el estado de los Gasol

IGNACIO TYLKO MADRID.

De las palabras y los exitosos 'bolos' de preparación a los hechos. La selección española, acostumbrada a sorpresas negativas en otros inicios de campeonatos en los que fue de menos a más y vivó en el alambre, afronta este viernes un estreno trampa en el Eurobasket frente a Montenegro. Se trata de un rival que parte con la tranquilidad de salir como víctima pero atesora talento, sobre todo en su juego interior, y ha recurrido al curtido técnico Bogdan Tanjevic, ya con 70 años a sus espaldas, que conoce de maravilla como se cuecen estos campeonatos: logró la plata mundialista con Turquía en 2010, el oro europeo en 1999 con Italia y mucho antes, la plata continental con Yugoslavia en 1981.

Bien saben Sergio Scariolo y los suyos que los equipos forjados en la tradicional escuela balcánica siempre se caracterizan por sus buenos fundamentos y el carácter competitivo. Y los montenegrinos son poderosos bajo los aros con Nikola Vucevic, su gran figura y destacado en Orlando Magic, y Bojan Dubljevic, campeón de la ACB con el Valencia. Además, es muy importante la aportación de Marko Todorovic, acostumbrado a los grandes retos en el Khimki ruso.

El viejo Tanjevic es un obsesionado de los hombres altos -los tiene y buenos en este caso- pero España no puede dejarse sorprender bajo los aros. Los hermanos Gasol, tanto monta, monta tanto, deberían hacerse fuertes con la colaboración de Willy Hernangómez, cuya progresión geométrica anima a pensar que puede ser una las figuras de este torneo. «Tenemos delante uno de los equipos más poderosos cerca de la canasta porque aparte de Vucevic y Dubljevic, que son dos grandes jugadores, también está Todorovic, que ha alcanzado un nivel de solvencia y experiencia altos. Pero, además, tienen una batería de tiradores amplia y prácticamente todos pueden meter triples», advirtió el seleccionador español Sergio Scariolo, optimista pero precavido a la vez. «En rebote son buenísimos. Nikola Ivanovic en un partido determinado puede liártela y Nemanja Juricic es muy fiable», añadió el técnico italiano.

«Llegamos como queríamos»

«Todos teníamos ganas de que llegara este momento desde hace un mes cuando iniciamos la concentración. Sufrimos un gran sobresalto durante la preparación con la lesión de Sergio Llull, pero a nivel de equipo había que recomponerse y así se ha hecho. Tenemos un grupo con cosas buenas y cosas menos buenas. Llegamos al debú como queríamos excepto lo de Llull», analizó, por su parte, el presidente de la FEB, Jorge Garbajosa, horas antes del debú.

Al que fuera gran ala-pívot internacional le encanta que los jugadores y el seleccionador hablen de aspirar al oro y que «asuman con total naturalidad el papel de favoritos». «Me deja muy tranquilo y les conozco bien. Este es un torneo corto, pero muy largo a la vez. Todos sabemos por experiencia que, aunque llegues en el estado de forma deseado, pequeños detalles pueden tirarte abajo en la competición», avisó.

Tras una «preparación muy exhaustiva», cree el dirigente que España «llega en un buen momento de forma» y confía en que esta vez el equipo no tenga su sufrir yendo a remolque. «A veces hemos corrido un riesgo importante con eso y a veces no. Una victoria ante Montenegro nos daría tranquilidad, sobre todo a los jóvenes porque la primera convocatoria nunca es fácil», analizó Garbajosa, ahora lejos de la cancha.

Enorme entusiasmo generalizado en el grupo sobre la aportación del incombustible Pau Gasol, para que el presidente reconoce que se le «acaban los adjetivos, no sólo ya por sus 200 partidos y su compromiso total con la selección, sino por lo que representa». «Me puede el cariño y la valoración profesional que tengo de él, es uno de los mejores embajadores que tiene este país. Representa a España por el mundo y es el líder de un equipo que lleva años haciendo historia y ojalá siga más», deseó.

España abre su torneo a partir de las 16:45 horas en El 'Polyvalent Hall' de Cluj (Rumanía), que ha sorprendido para bien a los jugadores. «Es mucho mejor de lo que esperábamos. Los aros son un poco duros pero lo son para todo el mundo. Después de un mes entrenando todo el mundo quiere competir. Veo al equipo muy bien», reconoció el capitán, Juan Carlos Navarro.

Muy renovado con respecto a los Juegos de Río, al no estar por lesión el 'increible' Sergio Llull y emblemas como José Manuel, Felipe Reyes y Rudy Fernández, además de hombres importantes como en la pintura como Nikola Mirotic o Víctor Claver, España inicia la defensa del trono logrado hace dos años en Francia y asume su condición de indiscutible favorito en un certamen en el que acostumbra a recoger cosechas extraordinarias: cinco podios en los últimos cinco campeonatos continentales, tres oros con Sergio Scariolo en el banquillo.

Fotos

Vídeos