El Barça se redime ante el Madrid en un clásico de alto voltaje

Navarro protege el balón ante Rudy Fernández. :: efe/
Navarro protege el balón ante Rudy Fernández. :: efe

El conjunto azulgrana enmienda su errática trayectoria venciendo a un Madrid que gestionó mal las últimas posesiones

EFE MADRID.

El Barcelona Lassa se redimió ayer de su irregular trayectoria gracias a un triunfo de peso en la pista de un luchador Real Madrid que tuvo opciones hasta el final pero acabó perdiendo el primer clásico de la temporada por su peor gestión de los ataques finales (80-84).

80 R. MADRID

84 BARCELONA

Real Madrid
Campazzo (6), Doncic (20), Causeur (8), Randolph (4) y Reyes (8) -cinco titular-, Carroll (7), Randle (2), Thompkins (7), Tavares (4), Fernández (10) y Taylor (4).
Barcelona
Heurtel (6), Sanders (), Hanga (6), Moerman (19), Seraphin (15) -cinco inicial-, Ribas (9), Pressey, Oriola (3), Sanders (13), Koponen, Navarro (6) y Tomic (7).
Parciales
19-18, 26-27, 16-16 y 19-23.
Árbitros
Emilio Pérez Pizarro, Óscar Perea y Martín Caballero. Sin eliminados.
Cancha
WiZink Center ante 12.114 espectadores.

La salida de ambos equipos fue fulgurante, sin concesiones y con todos sus jugadores enchufados cara al aro rival, aunque fue Doncic, con ocho puntos en seis minutos y dos triples sin fallo, quien se encargó de abrir las primeras brechas en el marcador (17-12, min 6.30).

Un triple de Pierre Oriola devolvió, muchos minutos después, la ventaja a los de Sito Alonso tras completar un parcial de 4-11. Ante Tomic empezaba a hacer daño bajo los aros, superando al debutante Tavares, hasta que un tapón estratosférico de Rudy Fernández y el triple posterior de Trey Thompkins despertaron a los locales y devolvieron las tablas al clásico (31-31, min 16).

Ninguno de los eternos rivales lograba despegarse y el dominio siguió siendo alterno hasta el descanso, con Doncic y Seraphin como principales argumentos de sus respectivos equipos y máxima igualdad en el rebote -18 cada equipo- y en el resultado (45-45, min 20).

Mejor el Barcelona

De los vestuarios salieron más entonados los azulgranas y más espeso en ataque el equipo de Pablo Laso, lo que permitió el control del juego a un conjunto catalán que fue por delante casi todo el tercer periodo, aunque con mínimas rentas que no superaron los seis puntos.

A ello contribuyó un letal Moerman, el jugador más inspirado desde todas las posiciones y que sumó una decena de puntos en otros tantos minutos aunque, en un acelerón final, el Real Madrid fue capaz de igualar el choque sobre la bocina con un mate de Tavares (61-61, min 30).

El intercambio de golpes continuó en un último cuarto que mantuvo el guión y la intensidad de los anteriores, con el Barça ganando a los puntos y el Madrid enganchándose al partido una y otra vez (70-70, min 35). Como se preveía, el final fue de infarto. Heurtel subió el 78-81 al marcador con 9.8 segundos por jugar y el Real Madrid desperdició su último ataque regalando el balón a un rival que supo culminar su gran actuación con un triunfo de prestigio en el primer clásico de la temporada.

Fotos

Vídeos