Laia Palau: «Hay bastantes incógnitas por delante en mi vida»

Laia Palau: «Hay bastantes incógnitas por delante en mi vida»
Málaga en Verano

La capitana del oro en el último Eurobasket, la jugadora española más laureada (10 medallas) y con más partidos en la selección (262), es curiosa y extrovertida. Escribe, dibuja y le gusta «mucho la gente». A los 37, ha decidido «dar un cambio» y caminar «día a día»

JOSEBA VÁZQUEZMADRID

El 1 de septiembre se incorporará al Jayco Rangers australiano. ¿Por qué ese destino? ¿Por dinero, por aventura, por amor...?

– Pues... por aventura, básicamente. Por descubrir, por conocer, investigar. Creo que es un país que puede ofrecer muchísimas cosas; es un continente, de hecho, y aparte tengo mucho respeto por el baloncesto australiano. Hacen un juego entre americano y europeo, muy físico, inteligente.

– Aquella es una liga más corta. ¿También menos competitiva?

– Es una liga de solo ocho equipos. Creo que es inteligente porque, a veces, si amplías el número de equipos pierdes en nivel, aunque hablo bastante a ciegas. No lo sé exactamente, pero no creo que sea peor que la liga española. El campeonato acaba para finales de enero. Voy a ver, un poco como Marco Polo. Pero estoy encantada.

– Esa curiosidad no la ha llevado nunca a Estados Unidos...

– No. ¿Ves?, esa curiosidad no la he tenido. Mucha gente a lo largo de mi carrera me lo ha preguntado, me lo ha sugerido, me lo ha propuesto... Este verano quería probarlo, pero donde quería ir al final no salió y, además, si iba tenía que renunciar a la selección. Y, mira, me ha salido bien la jugada: hemos ganado un oro. Aparte, siempre he necesitado vacaciones, un mes para dejar de ser jugadora de baloncesto y poner mi cuerpo en barbecho.

– Pues en Australia, acabando en enero, va a tener buen descanso.

– Sí, pero no sé qué va a pasar. Ahora mismo estoy en un momento de mi vida en que realmente siento que ya he hecho muchísimas cosas, que esto me apetece un montón, pero no sé qué voy a querer hacer luego. Lo que he decidido es dar un cambio en mi vida. Luego, iré viéndolo día a día.

– Se la ve deseosa de improvisar.

– Es que toda mi vida ha estado muy marcada. Como deportista de élite, desde los 17-18 años tienes marcado el camino: entrenar, jugar, elegir los mejores proyectos para competir al máximo... Ahora mismo ya no tengo esta necesidad. He cumplido un montón de objetivos y quizás sea el momento de vivir más libremente el baloncesto.

– Porque ser la internacional española más laureada de la historia (10 medallas) y con más partidos en la selección (262), sumar once ligas y dos Euroligas, o ser la primera jugadora que supera las mil asistencias en la Euroliga no debe de conseguirse improvisando.

– Hombre, no, ¡claro! Todo esto se consigue con mucho trabajo, mucho empeño, poniendo ahí tu vida y todo el corazón, porque soy una jugadora bastante apasionada.

– Entienda la broma, ¿le regañó Amaya Valdemoro por superarla en partidos con España?

– ¡Qué va! Amaya me ha felicitado, no tiene ningún problema. También sé que vendrá alguien y superará mi récord. Y en realidad me da bastante igual.

– Cuando lo piensa fríamente, ¿todos estos títulos, tanto logro, no la abruman un poco?

– Es que no lo pienso mucho. Estoy muy orgullosa y contenta de lo que ha pasado en mi vida, sobre todo de la manera como lo hemos conseguido. No me abruma, me satisface, porque realmente es muy especial. Mira, el récord de las mil asistencias sí que me hace mucha ilusión; define el tipo de jugadora que soy, que me dedico a hacer jugar al equipo.

– Es decir, como base, mejor dar una canasta que meterla.

– Sí, claro. Yo me lo paso pipa así.

– ¿Y en la vida es igual?

– Bastante, creo. Estudié Educación Social, que es una carrera bastante para el prójimo, digamos. Me gusta mucho la gente y hacer cosas con ella, que haya una química, un objetivo común.

– ¿Sigue con el cajón flamenco o aquello ya pasó?

– Noooo. Pasó, pasó total. Pruebo muchas cosas, me interesa mucho todo, pero luego lo dejo. Después del baloncesto, me van saliendo otras pasiones. Me gusta escribir, relatos cortos, alguna poesía, pero para mí. Cuando me apetece escribir, escribo; igual que pintar, si me surge una idea la dibujo. Y ya está.

– ¿Podemos hablar de política?

– Uff! Depende. Igual digo que no.

– Probemos: ¿votará en el referéndum del 1-O si se celebra?

– Ummm... pues no sé; estaré en Australia.

– Ja, ja. Tenía la salida fácil, ¿eh?

– Sí, ja, ja, me ha venido de perlas. La verdad es que no lo he pensado. Entre que no estaré y no lo he pensado..., veo que tengo bastantes incógnitas en mi vida por delante.

– Pues apuntemos una más. ¿La veremos el año próximo en el Mundial de España?

– Otra incógnita a añadir a la lista. No lo sé. Y estoy encantada de no saberlo. Lo que sí he dicho es que tengo un compromiso con la Federación y, si ellos quieren, tenemos la confianza suficiente para ir viéndolo y decidir en su momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos