Javier Imbroda desvela que sufre un cáncer de próstata

Javier Imbroda desvela que sufre un cáncer de próstata

«Tenemos que luchar hasta el último aliento porque se puede salir, aunque todo se vea oscuro», afirma el técnico, quien insiste en que seguro que «se puede»

EFEMálaga

El exseleccionador español de baloncesto Javier Imbroda desveló en una carta que hizo pública a través de una red social que desde agosto de 2016 sufre cáncer de próstata y que «luchar contra el cáncer es luchar por la vida».

El hacer pública su enfermedad, según el escrito, es para intentar ayudar a personas que están inmersos en una situación como la suya, luchando por vivir y dejar a un lado la enfermedad: «lucha por la vida, no dudes de que es posible», señala.

Carta íntegra

Imbroda, 17 años entrenador de la ACB en equipos como el Mayoral Maristas, con el que ascendió a la máxima categoría en 1988, el Unicaja, el Caja San Fernando, el Real Madrid, el CB Valladolid o el Menorca.

También fue seleccionador nacional entre 2001 y 2002 y consiguió con el equipo español la medalla de bronce en el Europeo de 2001 y el quinto puesto en el Mundial de Estados Unidos.

«Hace más de un año me diagnosticaron un cáncer de próstata», apunta Imbroda, quien añade que al principio «no lo parecía y uno que jamás había visitado un hospital, no se lo creía».

Javier Imbroda relata sus visitas al hospital con «pruebas y más pruebas» hasta que en la segunda biopsia se «confirmó lo peor», un «cáncer de próstata de grado 10, el más agresivo y con metástasis en esa zona que no voy a detallar, para qué», subraya.

El diagnóstico le lleva a un «calvario, sobre todo porque sientes que la muerte te viene a visitar y con la intención de quedarse».

Luego, relata, llegaron más pruebas, quirófano, postoperatorios, infección, tratamiento de hormonoterapia, ciclos de quimioterapia, análisis, y «siempre con el pellizco de no saber si te estás curando».

El melillense, de 56 años, añade que actualmente «pasada la segunda revisión, todas las pruebas y análisis salen normales», aunque desconoce, «como cualquiera, qué pasará en el futuro» pero que por ahora sigue aquí.

Imbroda ofrece una visión de cómo afrontó la enfermedad o cómo le hizo frente y destaca: «expresar mi testimonio personal, por si puede ser de ayuda a quiénes como yo, lo sufrimos».

«Mi mujer me decía que este era el partido que me faltaba por ganar, y en ello estoy. Esa esperanza es la que quiero trasladar a todos esos enfermos como yo de cáncer, diciéndoles: nunca te rindas», describe.

«Tenemos que luchar hasta el último aliento porque se puede salir, aunque todo se vea oscuro», afirma el técnico, quien insiste en que seguro que «se puede, cómo no».

Javier Imbroda detalla algunas acciones de vida que le están sirviendo para continuar: «la enfermedad no te puede sentir débil, se activo, no leas, habla con tus células sanas, haz ejercicio físico» y concluye con agradecimientos a su mujer, hijos, hermanos, familia, y a los doctores que le tratan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos