Fiesta de la selección nacional de baloncesto en Málaga

El Palacio se llenó.
El Palacio se llenó. / Salvador Salas

España, sin un juego brillante, pasó por encima de Venezuela (90-62) y divirtió al público malagueño

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Uno de los comentarios más repetidos ayer en el Palacio de Deportes de Málaga era: «Ojalá viéramos el Carpena así más veces». El pabellón malagueño presentó ayer una imagen espectacular, con todos sus asientos llenos desde la primera hasta la última fila. No eran precisamente baratas las entradas para ver a la selección española, ni el rival (Venezuela) el más conocido por el gran público. Pero no importó.

El amistoso de España ayer en Málaga fue una auténtica fiesta. Un espectáculo de principio a fin donde sí, lo principal era el baloncesto, pero no lo único. Hubo ‘fan zone’ con actividades, bailarines, concursos, exhibición de mates... Todo a un ritmo frenético, que hizo que nadie se aburriera ayer en el pabellón.

Málaga es una ciudad de baloncesto y además siempre se ha portado bien con la selección española. No se sabe cuántos años tendrán que pasar para que se pueda volver a ver una generación dorada como la que dirige en los últimos años Scariolo. Quizás sea irrepetible. Por eso nadie se quiso perder el partido y todo el mundillo del baloncesto malagueño estuvo ayer en el Palacio. Muchos de ellos abonados del Unicaja que estarán de nuevo en las gradas en el mes de octubre, pero también muchos otros que se acercaron por primera vez a la casa del conjunto malagueño. Una buena oportunidad para crear afición.

Salvador Salas

Aunque hubiera sido bonito ver a Alberto Díaz con la camiseta de la selección en el Palacio –fue descartado de la primera concentración, aunque nadie duda de su futuro como internacional–, hubo varios malagueños que jugaron en casa como el técnico ayudante Ángel Sánchez-Cañete, el preparador físico Enrique Salinas o el médico Carlos Salas. Scariolo y Jorge Garbajosa, ambos con casa en la Costa del Sol, también fueron recibidos con los brazos abiertos.

Venezuela, combativa

Si el ambiente fue espectacular (aunque se echó en falta la música de Los Mihitas) el baloncesto sólo acompañó a medias. Ganó el conjunto español de manera contundente, como era previsible (90-62). Los hermanos Gasol se hicieron dueños del partido (27 de valoración para Pau y 21 para Marc), el público lo pasó en grande. Pero, pese a lo abultado del resultado, no se vio a la mejor versión de España. A apenas diez días de que empiece el Eurobasket, hay muchos aspectos por pulir. Sobre todo en el terreno defensivo, donde ayer el equipo de Scariolo mostró más debilidades de las esperadas ante Venezuela.

«Es imposible jugar mal en Málaga; hay tanto entusiasmo, tanto calor en las gradas» sergio scariolo

«Ha sido una concentración difícil, han pasado cosas que no son normales» marc gasol

La selección ‘vinotinto’, sin apenas pívots en su plantilla y con numerosas ausencias plantó cara hasta prácticamente el final. Al descanso se llegó con sólo seis puntos de ventaja para los locales (42-36). Es cierto que España ganó todos los cuartos y siempre estuvo por delante en el marcador. Pero Venezuela supo aprovechar sus virtudes, especialmente el acierto exterior y el veterano John Cox hizo bastante daño a la defensa española (18 puntos y 20 de valoración). En ataque, España se mostró claramente superior por la extraordinaria calidad individual de sus jugadores. Pero tampoco se vio un juego colectivo bien enlazado, que es el que realmente ha llevado a los éxitos a la España de Scariolo.

90 España

Rubio (3), San Emeterio (4), Juancho Hernangómez (8) Pau Gasol (21), Marc Gasol (16)- cinco inicial- Rodríguez (8), Navarro (3), Sastre (2), Vives (9), Oriola (4), Abrines (8) y Willy Hernangómez (4).

62 Venezuela

Cox (18), Ruiz (4), García (8), Vargas (10), Colmenares (9)- cinco inicial- Chourio (-), Cazorla (-), Pérez (7), Bravo (2), Materán (-), Carrillo (4) y Graterol (-).

árbitros
Bultó, Castillo y Zamora.
incidencias.
Partido amistoso disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga ante 11.000 espectadores.

También es cierto que los amistosos son los que son y que la intensidad de los jugadores no es la misma que en la competición real. Pero seguro que Scariolo tomó buena nota ayer de los fallos de su equipo cara a las próximas citas (aún le quedan dos amistosos al combinado español, pero ya fuera de España, en Bélgica y en Lituania). Si en la primera parte el juego de España dejó un poco frío, hubo que esperar a la recta final del tercer cuarto para ver un claro dominio en el marcador. Con dos bases en pista (Sergio Rodríguez y Ricky), se volvieron a alcanzar los 11 puntos de diferencia, la máxima que se había logrado en el primer cuarto y el partido ya quedó encarrilado. Al final del tercer cuarto Venezuela ya daba muestras de cansancio y un triple de Guillem Vives sirvió para cerrar el periodo (65-50).

Visita del alcalde y de algunos exinternacionales

La sesión de tiro que hizo la selección española en el Palacio de los Deportes ayer por la mañana se convirtió en un punto de encuentro de varias personalidades con el equipo que dirige Sergio Scariolo. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, compartió unos momentos con los jugadores de la selección, así como con el presidente de la Federación Española de Baloncesto, Jorge Garbajosa. Al entrenamiento también acudieron algunos exjugadores internacionales que tienen fijada su residencia en Málaga, como Carlos Jiménez, actual secretario técnico del Unicaja o el malagueño nacido en Caracas Germán Gabriel, ahora centrado en su faceta como técnico.

En los diez últimos minutos, España se lució un poco más para deleite de la grada malagueña, con Marc Gasol o Abrines jugando buenos minutos. El conjunto que entrena Néstor ‘Che’ García, el nuevo técnico del Fuenlabrada de la ACB, bajó los brazos en un partido ya roto. Para colmo José Vargas, otro de los hombres importantes de Venezuela, se tuvo que retirar por problemas físicos. Hubo tiempo para hacer la ola y para ver a Marc Gasol afinando su puntería desde la línea de tres. También regresó a pista Pau a falta de cinco minutos, cuando parecía que a iba a descansar, algo que agradeció el público. Al final, 90-62 para la selección española, que volvió a dejar un gran sabor de boca en Málaga.

Fotos

Vídeos