Diario Sur

La cuota malagueña de la NCAA

Guerrero afronta su tercera temporada en la liga universitaria norteamericana.
Guerrero afronta su tercera temporada en la liga universitaria norteamericana. / Sur
  • Rubén Guerrero y Francis Alonso inician una nueva campaña en la Liga universitaria

  • Ambos jugadores, canteranos del Unicaja, tratan de liderar a sus equipos en una competición que engloba a 350 universidades

Son los mismos chavales que hace algunos años dejaron atrás el calor de sus familias, de la Costa del Sol y del Unicaja para iniciar un periplo por el siempre exigente baloncesto norteamericano. Solo que más fuertes, más rápidos y con más experiencia. Rubén Guerrero y Francis Alonso son esta temporada –con Domantas Sabonis ya en la NBA– los dos representantes malagueños en la División 1 de la NCAA, la prestigiosa Liga universitaria norteamericana que sirve de puente para muchos jugadores que quieren iniciar una carrera profesional en el baloncesto, ya sea en Estados Unidos o en Europa. Ambos se formaron en LosGuindos y son jugadores a los que la entidad malagueña sigue de cerca como una opción de futuro muy atractiva.

Guerrero es el más veterano de los dos. El marbellí, de 2,12 de altura y 21 años, cumplirá su tercera temporada en los Bulls de la Universidad de South Florida. Está en lo que se conoce como su año júnior, el penúltimo del ciclo universitario, previo al sénior. El marbellí está más que consolidado en su equipo y esta temporada tendrá que ejercer de veterano en las filas de los Bulls, tanto en la pista como fuera de ella, ayudando a los jugadores de primer año. «Los entrenadores me están dando más luz verde para liderar y mantener al equipo unido», reconocía el mes pasado en conversación con este periódico, tras ser premiado a nivel nacional por su deportitividad.

Francis Alonso.

Francis Alonso. / Sur

Esa es quizás la meta más difícil para Guerrero, ser el líder de su equipo y llevar a la Universidad de South Florida a completar una buena campaña. El año pasado no fue fácil, ni para su equipo ni en el plano individual (5,1 puntos y 5,6 rebotes de media). Los Bulls, encuadrados en la American Conference, tienen muy difícil estar en la pelea por el triunfo de su conferencia. Hay que tener en cuenta que el sistema de competición de la División 1 de la NCAA es bastante complejo, ya que está compuesta por más de 350 universidades, divididos en conferencias. Los 32 campeones de conferencia, más otros 36 equipos invitados, disputan el título en el famoso March Madness. Es además una competición que llena pabellones y que emite por televisión a nivel nacional.

Un estreno impactante

Su amigo Francis Alonso, un año más joven, empezará hoy su segunda temporada en la Universidad de Greensboro de Carolina del Norte. Su año de ‘freshman’ o novato fue muy positivo, después de un primer año de adaptación difícil en la Cushing Academy de Massachussetts. Con casi un 40 % de acierto en triples, promedió más de 13 puntos por partido para liderar a su equipo y tuvo varias actuaciones individuales memorables que hicieron que fuera incluido entre los mejores novatos de su conferencia. Los ‘Spartans’ de Greensboro tampoco pudieron acceder al March Madness y esta temporada tratarán de pelear por el título de conferencia. «Creo que este año tenemos equipo como para luchar por ello», mantiene el jugador. Como curiosidad, esta campaña compartirá vestuario y posición con el sobrino de Michael Jordan, Justin Jordan. La liga universitaria descubrió el año pasado al Alonso anotador, con capacidad para meter más de 20 puntos en varios partidos. Pero el malagueño tiene que ser más que un especialista; a su buen físico y manejo de balón puede sumarle su visión de juego y dirección del equipo. Su trabajo en la selección sub-20 el pasado verano, con la que ganó el campeonato de Europa y además fue incluido en el quinteto ideal del torneo, es el camino a seguir.

Más malagueños

Además de Alonso y Guerrero, otros jugadores de Málaga estarán este año en Estados Unidos compaginando los estudios con el baloncesto. Es el caso de Enrique Cortés, alero formado en el Unicaja que también jugó en el Medacbasket y que jugará su segunda campaña en la Metropolitan State University de Denver (promedió 6,7 puntos y 3,6 rebotes el año pasado). Otro caso es Andrés Aguado, también con pasado en las categorías inferiores del Unicaja, que jugará en los Cuesta Cougars de la NJCAA (National Junior College Athletic Association).