Diario Sur

Robert Horry: “Mis siete anillos de la NBA están en una caja fuerte”

Horry, esta mañana en Málaga
Horry, esta mañana en Málaga / Paula Hérvele
  • El legendario exjugador de Rockets, Lakers o Spurs, visitó hoy Málaga de la mano de BBVA

¿Cuánto cuesta un anillo de la NBA? Miles de jugadores de baloncesto en todo el mundo sueñan cada día con ganar uno. Trabajo, esfuerzo, dedicación plena, renuncias familiares y personales… Para llegar a ganar un título de campeón de la mejor Liga del mundo hace falta mucho sacrificio, por eso su valor es incalculable. Aunque su precio material sería de unos cuantos miles de euros (es una pieza hecha de oro y diamantes), su valor en subastas puede alcanzar hasta el medio millón de euros, según sea su propietario o la temporada a la que pertenezca.

Este jueves, se paseó por Málaga uno de los jugadores que tiene en su poder más anillos de la NBA. Aunque claro, no llevaba ninguna de sus preciadas joyas encima. Su nombre y su cara no son muy conocidos por el gran público, pero Robert Horry es ya toda una leyenda de la NBA. Después de una larga carrera en la Liga norteamericana (se retiró en 2008 y el pasado mes de agosto cumplió 46 años), el exjugador de Rockets, Lakers o Spurs es el profesional con más títulos de la NBA en su época más moderna. Si no hubieran existido los Celtics de los años 60 que lideró Bill Russel l (11 anillos NBA), Horry sería el jugador más laureado de la historia de la NBA, por delante de súper estrellas como Abdul Jabbar, Michael Jordan o Scottie Pippen (todos con seis anillos). Ahí es nada.

Horry, con sus siete anillos –dos con los Houston Rockets de Olajuwon y Drexler, tres con los Lakers de Shaq y Kobe Bryant y otros dos con los Spurs de Duncan y Ginobili- se dedica ahora a comentar partidos por televisión o a participar en giras como la que le ha traído a Málaga en el ‘BBVA Day’ y que este viernes le llevará a Granada, también de la mano de BBVA, banco oficial de la NBA. El exjugador visitó esta mañana la asociación Síndrome de Down de Málaga y después estuvo en el colegio de Los Olivos. A mediodía, participó en un acto con la prensa junto a Javier Lebrón, director de zona de BBVA en Málaga y Melilla. “Los guardo en una caja fuerte del banco. No quería guardarlos en casa”, dijo cuando se le cuestionó por dónde guarda esos siete anillos de la NBA. “Si alguna vez vienes a Estados Unidos, te enseño dónde los tengo”, bromeó con el responsable en Málaga de BBVA.

Horry se mostró risueño, amable y encantado de estar en Málaga. Ya había estado en otras ocasiones en Barcelona o Madrid, pero nunca en Andalucía. “Yo me crié en una ciudad de Alabama que se llama Andalusia; estaba deseando venir aquí, sabía que era muy bonito y que se come muy bien”, aseguró el que fuera ala-pívot. Ayer tuvo ocasión de conocer las tapas, algo que le encantó –“me encanta el pescado y el marisco”, dijo- e incluso se interesó por el gazpacho. Horry reconoció que no conocía mucho de Málaga ni mucho menos del Unicaja, pese a que reconoció el gran nivel del baloncesto europeo. “Creo que Pau Gasol es el número 1. Soy muy ‘fan’ suyo y que los Lakers no actuaron bien con él. Los Spurs vuelven a ser candidatos al título con Pau en el equipo, al igual que lo serán los Warriors o los Cavaliers. Hace algunos años, la brecha entre el baloncesto norteamericano y el europeo era pequeña, se podía ver en las competiciones de selecciones. Ahora parece que es enorme otra vez y no sé porqué. Puede que tuvieran miedo a ser alcanzados por los europeos”, bromeó. Además de alabar a Pau y a Marc Gasol, Horry destacó al griego Giannis Antetokounmpo, estrella de los Milwaukee Bucks. Sobre si está en condiciones de volver a jugar, ahora que al Unicaja le falta un hombre interior, aseguró entre risas: “Aún sé anotar. Pero no estoy para jugar a gran nivel. Puedo entrenar 30 minutos a buena intensidad, pero en realidad sigo jugando para poder comer, que es lo que me encanta”.