http://static.diariosur.es/www/menu/img/25-aniversario-juegos-olimpicos-barcelona-1992-desktop.jpg

Derartu Tulu, la primera negra de oro

Derartu Tulu y Elana Meyer. / Archivo

El mejor símbolo del final del 'apartheid' fue el abrazo y vuelta de honor juntas de la etíope y la sudafricana Elana Meyer tras los 10.000 metros

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Otro de los momentos más emotivos de los Juegos se vivió en los 10.000 metros de mujeres. Y no fue por el suspense de una carrera donde la etíope Derartu Tulu y la sudafricana Elana Meyer lucharon por el triunfo, dejando en la tercera plaza del podio a la estadounidense Lynn Jennings, sino por el efusivo abrazo entre ambas y la vuelta de honor que dieron juntas. Representaron el episodio olímpico que mejor simbolizó el final del 'apartheid'.

Más información

Si Meyer logró la primera de las dos medallas ganadas por el equipo sudafricano, que gracias a la liberación de Nelson Mandela pudo volver a los Juegos después de 32 años de ausencia, la etíope hizo historia al convertirse en la primera mujer del África negra con un título olímpico. Por ello, puede decirse que es la pionera del actual dominio de las corredoras africanas, sobre todo etíopes. Es la única bicampeona olímpica en esa distancia, ya que también ganó en Sídney 2000, y en sus vitrinas lucen también, además de otros éxitos como el bronce en los Juegos de Atenas, obtenido ya con 32 años, tres titulos universales de campo a través, uno en pista y el Maratón de Londres.

Séptima de una familia de diez hermanos, Tulu creció en Bekoji, la misma aldea de donde procede el irrepetible Kenenisa Bekele, el gran dominador de las pruebas de fondo en categoria masculina. Además, es prima de Tirunesh Dibaba y de su hermana Ejegayehu Dibaba, dos grandes atletas que destacaron después que ella y con las que ha competido en varias ocasiones.

Tras sobresalir en la escuela, donde ganaba a los chicos, y obtener buenos resultados en pruebas de ámbito nacional, Derartu Tulu ya disfrutó en 1989 de su primera competición internacional, los Mundiales de campo a través en Stavanger. Acabó 23ª y nadie se imaginaba lo que obtendría después y su participación en cuatro Juegos Olímpicos a pesar de que le maltrataron las lesiones y estuvo un largo período retirada por su maternidad.

Fotos

Vídeos