Diario Sur

falso 9

SIN TREGUA

Hoy sorteo de 'semis' y el domingo se juega el &lsquoClásico&rsquo. No hay tiempo para dosificar las emociones. Sin apenas tregua después de los partidos de Champions se disputa un &lsquoClásico&rsquo que, caso de ganarlo el Real Madrid, dejaría sentenciado el campeonato de Liga. No hay descanso para los profesionales ni para los espectadores que viven al borde del síncope. El fútbol es agotador hasta para los que no se levantan del sillón salvo para brindar por los goles. Demasiados platos fuertes en una sola semana y complicados de digerir en un periodo tan breve de tiempo. Un empacho. Los clásicos son impredecibles, y este año todavía más. El Barcelona de Luis Enrique hace ricos a los apostantes que vaticinan resultados inverosímiles. El Real Madrid de Zidane ha tenido una conducta más uniforme a lo largo de la temporada, sin embargo, la diferencia puede evaporarse el domingo por la noche, aunque el Madrid guarda una bala en la recámara, el duelo que disputará algún día contra el Celta en Balaídos.

Paseo por la calle de cualquier ciudad y las conversaciones tienden a girar sobre temas deportivos y el fútbol en Europa gana por goleada. Un culebrón que se proyecta todos los días en las pantallas del mundo entero, año tras año, con un breve descanso en verano para engrasar la maquinaria y contratar nuevos actores. Una teleserie que posee la ventaja de que se entiende en miles de sitios y sin necesidad de efectuar doblajes. El idioma del fútbol se habla en todas partes. Un penalti es un penalti aquí y en Lima. Y hablando de penas máximas, si algo ha dejado claro las eliminatorias de Champions es la absoluta necesidad del videoarbitraje. Los seres humanos cometemos fallos, las máquinas menos y además ellas no tienen corazón.