REFLEXIONES AL SUR

¿QUÉ SE HACE AHORA CON PLAZA?

El Barça arrollaba al París Saint Germain en una remontada histórica. Una victoria que fue convenientemente celebrada, la ocasión lo requería. Tres días después, visitaba el campo del Deportivo de La Coruña, uno de los equipos del furgón de cola, y perdió. Tras una gran victoria, suele llegar una derrota.

El Unicaja alcanzaba su ansiada final europea en uno de esos partidos para recordar. Hacía tiempo que no se vivía un éxtasis parecido. Celebrarlo como merecía el éxito era obligatorio. Dos días después, ayer, recibía al Estudiantes, un equipo que lucha para alejarse de los puestos de abajo, y perdió. Nuevamente aquello de tras una gran victoria llega una derrota.

Los equipos no son máquinas. Tras un esfuerzo mental y físico descomunal viene un bajón que lógicamente hay que atajar y que muy pocos consiguen por muy superior que seas al rival. Tu mentalidad no es la misma aunque quieras expresar fortaleza. Una constante en las grandes competiciones, una exigente carrera de fondo.

¿Y qué hacer con Plaza ahora? El entrenador del Unicaja salió trasquilado de la Copa del Rey tras la decepcionante participación del equipo, decepción que aumentó y encendió todo tipo de alarmas tras la derrota en Múnich en el primer partido de cuartos de final. En aquel momento nadie hubiera apostado por la resurrección del grupo que andaba merodeando la tragedia baloncestística de la temporada. Los cuchillos se empezaron a afilar y se avecinaba borrasca en el banquillo malagueño. Pero, hete aquí, una reacción inesperada de esas en las que sólo cree el propio equipo hizo encadenar una serie de victorias que lo ha llevado brillantemente a otra deseada final europea y con opciones claras de poder ganarla. Además, esa final estuvo acompañada de victorias en la liga nacional, salvo este último tropiezo ante el Estudiantes que forma parte de lo que comentábamos al principio de este artículo, y del que nadie, ni siquiera un equipo como el Barça, se libra.

Al parecer, esas nubes borrascosas que acechaban el banquillo no han podido desaparecer más rápido. La gloria europea llama de nuevo a las puertas cajistas. Si se gana ese título, que puede ser, y se hace un buen 'play-off', que también podría ser, ¿qué se haría con Plaza? ¿Seguiría o pesaría más lo anterior a estos triunfos? Y el entrenador después de lo vivido, ¿qué decidiría? También podría ocurrir lo contrario: perder esa final y llegar tocado anímicamente al último tramo de competición, y de nuevo nos preguntaríamos, ¿qué hacer?

La conclusión que pretendo aportar es que las competiciones están repletas de distintas situaciones. Nadie gana siempre, ni los grandes lo hacen. Y estos tienen todos los medios a su alcance. Pues ni por esas. La ambición de estar entre los mejores y de luchar por títulos a pesar de las diferencias con los de siempre no es incompatible con saber gestionar momentos bajos e imprevisibles. Equilibrar esos momentos sin dejarte llevar por el entorno a veces pesimista o excesivamente crítico puede llevarte a vivir una reacción como la que el Unicaja ha protagonizado. Plaza es un gran entrenador. Un entrenador está condenado a acertar siempre y, como podrán entender, eso no es posible. La toma de decisiones no está exenta de errores. ¿Y qué hacer? Esperar al final para valorar lo mejor para todos. ¿Mientras? Luchar por todo.

PINCELADAS

Guardiola. Parecía que lo estaban esperando. Ha sido caer eliminado en la Champions y se han cebado con su figura. Tampoco es que el hombre se esmere demasiado en agradar. Fui crítico cuando se anunció su fichaje por el Manchester City estando aún Pellegrini sentado en ese banquillo. No fue un buen detalle. Un gran entrenador como él, acostumbrado al éxito, debiera ser algo más terrenal en las derrotas.

Míchel. Un punto de seis. La semana pasada decía que no lo iba a tener fácil. Manifestaba Michel que las expectativas iniciales del equipo eran disparatadas. Suele ocurrir: cuanto más expectativas te creas, más decepciones recibes. Sobre todo, para un club que todavía no sabe dónde quiere estar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate