Diario Sur

Raúl Chapado y Odriozola, ayer.
Raúl Chapado y Odriozola, ayer. / EFE

Chapado, nuevo presidente de una Federación de Atletismo que mantendrá peso malagueño

  • El triunfo del abulense puede suponer la continuidad del nerjeño López Cuenca en una vicepresidencia del organismo nacional

Raúl Chapado, exatleta abulense de 46 años, ha sido elegido por 105 votos frente a los 48 de Isidoro Hornillos, nuevo presidente de la Federación Española de Atletismo en sustitución de José María Odriozola, titular durante los últimos 27 años, que no se presentaba a la reelección. Participaron en la asamblea 159 de sus 161 miembros y se registraron seis votos en blanco. La elección de Chapado mantendrá en principio la cuota de poder malagueño, ya que es probable que el nerjeño López Cuenca siga de vicepresidente.

Chapado, que fue plusmarquista español de triple salto en pista cubierta (16,87 metros), tomará oficialmente posesión de su cargo el lunes, una vez que expire el plazo de alegaciones, para un mandato de cuatro años. Es el vigesimoprimer presidente desde la fundación de la Federación Española en 1920. Antes de la votación, se dirigió a la asamblea en primer lugar -por sorteo- y reiteró las líneas maestras de su programa. «Tenemos que adaptarnos a los cambios si queremos tener progreso, entender lo que quiere la juventud. Hay que incrementar los recursos económicos, hacer mucho más atractivo nuestro deporte, defender la credibilidad e integridad, defendiendo a los que compiten limpiamente, y comunicar mejor».

Su rival, Isidoro Hornillos, vallisoletano, de 59 años, destacó la importancia de conocer de primera mano los problemas y anunció que, si resultaba elegido, en enero pondrá en marcha un plan estratégico. Además, propugnó que los atletas internacionales puedan compaginar sus patrocinadores con los de la Federación Española y echó en falta un debate con el otro candidato. «Hubiera sido bueno para el atletismo español», dijo.

A continuación se procedió a la votación, por estamentos, mediante la introducción de la papeleta en una urna. Hornillos recibió el primer voto en el escrutinio, pero rápidamente el abulense fue marcando diferencias en el marcador electrónico instalado en el escenario.

Cuando la cosecha de Chapado alcanzó los 81 votos, cifra que constituía la mayoría absoluta, Hornillos felicitó al nuevo presidente y le alzó el brazo, mientras la asamblea prorrumpía en un aplauso.