Diario Sur

Pinchazo del Marbella en casa

El malagueño Gerrit, ahora en el San Fernando, pugna con Kike Márquez. :: j. rodríguez
El malagueño Gerrit, ahora en el San Fernando, pugna con Kike Márquez. :: j. rodríguez
  • Igualó un 0-2 en la segunda mitad, pero encajó el tanto definitivo en el último minuto

Perdió el Marbella en el Municipal y es noticia. Primeros puntos que vuelan en casa tras caer 2-3 contra el San Fernando, que se marchó al descanso con 0-2. Los costasoleños igualaron 2-2 y tuvieron la opción de ganar, pero claudicaron en el minuto 90.

El San Fernando tenía muy estudiado al Marbella y lo demostró desde el principio. Los blanquillos movían el cuero de un lado al otro, abriendo el campo, buscando a un Kike Márquez que nunca se escondía, pero que siempre tenía a dos o tres contrarios haciendo ayudas.

Ordenados, con la defensa lejos de su área y concentrados en ganar cada balón 'dividido', los visitantes no mostraban grietas y dieron un paso al frente en dos acciones decisivas. Un balón a la espalda de la defensa lo aprovechó Dani Martínez para adentrarse hasta la línea de fondo, donde puso un balón rasito perfecto para que Galindo anotase libre de marca. Incredulidad de la afición cuando no se cumplía ni un cuarto de hora de partido. Reaccionó el Marbella con dos remates de cabeza tan francos como mansos. Primero, Andrés Sánchez sorprendió con un testarazo centrado a pase de Peláez, y a renglón seguido fue Beitia quien cabeceó sin fuerza un servicio de Goti. Poco más que apuntar pese a las irrupciones espontáneas de Kike Márquez.

Error en el despeje

Cuando parecía que los blanquillos maduraban su juego, un error en el despeje en el centro del campo con el equipo volcado provocó otro contragolpe letal. Guille Lara se quedó a media salida y Carralero estuvo rapidísimo para driblar al cancerbero y poner el 0-2. Hasta tres veces había remontado el Marbella un gol en contra, pero ya eran dos en apenas media hora. Trató de llevar peligro el cuadro costasoleño pero sin remate, sin el último pase. Todo quedaba para la segunda parte.

No iba a regalar la victoria el Marbella, que salió desbocado del vestuario. Kike Márquez, que parecía un juvenil jugando entre infantiles, se quería marchar de todos. Sin embargo, no encontró premio a su esmero. Todos al ataque desde el inicio, el lateral Andrés Sánchez estrelló un balón en el larguero. Fue el preludio del golazo que anotó en el minuto 61. Saque de esquina que empalmó desde la frontal en una volea envenenada con un bote ante el que no pudo hacer nada Salva de la Cruz.

Asedio del Marbella, que seguía empujando con un punterazo peligrosísimo de Añón desde la media luna del área que salvó el meta. El capitán alentó a su equipo y a la afición con un empalme desde 30 metros que se fue a córner. El San Fernando trataba de parar el partido con cambios, pero el balón solo tenía una dirección, la portería gaditana.

Pese a los intentos por combinaciones el empate llegó en otro saque de esquina. Esta vez la puso rasa al primer palo Andrés Sánchez, y Despotovic estableció el 2-2. Quedaban cuatro minutos más el añadido y el Marbella quería el premio gordo. Ese ímpetu por ganar lo condenó. Un contragolpe, dos contra dos, lo condujo con calma Galindo, que tras recoger su propio rechace regaló el 3-2 a Espinar con el bajón de adrenalina de la grada.

En los cinco de prolongación Andrés Sánchez tuvo en su bota izquierda el empate tras colarse entre dos defensas en el área, pero cuando se cantaba el gol envió el esférico un palmo por encima del larguero. Mereció mucho más en la segunda parte el Marbella, que pagó los desajustes del primer tiempo.