Ydáñez: «Que alguien hoy día se escandalice por una pintura me parece tremendo»

«Quien no sepa separar la ficción de la realidad tiene un problema», lamenta Ydáñez.
«Quien no sepa separar la ficción de la realidad tiene un problema», lamenta Ydáñez. / Fernando González

El artista muestra su sorpresa por la petición de la Protectora de retirar obras suyas del CAC y el Ayuntamiento afirma que las dejará expuestas

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

El asunto le ha pillado a más de 9.5000 kilómetros de distancia, pero la polvareda levantada en Málaga ha llegado hasta Pekín, donde Santiago Ydáñez prepara una exposición que estrenará el sábado. Desde allí responde a SUR sobre la polémica generada por la petición de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga de retirar varias de sus obras expuestas en el CAC Málaga por entender que dichas piezas suponen una apología de la zoofilia. «Me he quedado alucinado. Quizá soy demasiado ingenuo. Que alguien hoy día se escandalice por una pintura, habiendo las cosas que hay, me parece tremendo. Además, no hay ninguna apología de nada», defiende Ydáñez.

Noticias relacionadas

En una línea muy similar se manifestaba ayer mismo el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, quien unas horas antes de las declaraciones de Ydáñez descartaba la posibilidad de retirar las obras del autor incluidas en la exposición ‘El corazón manda’, inaugurada en el CAC Málaga el pasado 23 de junio.

«Los artistas hacen sus obras con un sentido de la libertad total y plena y nunca hay que confundir que una obra recoja un aspecto determinado de conductas con las que se puede estar de acuerdo o no con que se entienda que se hace apología de esas conductas. No hay apología de la zoofilia en estas obras, en absoluto», sostenía De la Torre durante la presentación de la nueva muestra en el Palacio Episcopal.

«Hay muchos ejemplos en la Historia del Arte que se podrían poner de este tema o de temas parecidos. Es evidente que el centro ha puesto también unas normas internas para que el público infantil no tenga por qué verlas. También hay carteles anunciando que hay obras que podrían herir alguna sensibilidad haciendo una especie de anuncio previo. Creo que eso es suficiente para que las obras puedan estar. Comentaba esto con la presidenta de la Protectora de Animales, con la cual tengo una relación magnífica y una colaboración extraordinaria», sostenía el regidor sobre la polémica en torno a las obras donde aparecen personas manteniendo relaciones sexuales con animales.

Una minoría ruidosa

Tampoco tiene previsto darle demasiadas vueltas el propio Ydáñez, quien lamenta el revuelo generado por «una minoría ruidosa», según sus propias palabras. «Fueron unas obras que hice hace unos años, casi a modo de broma, para salirme de una galería italiana que era un poco conservadora que tenía cinco sedes y quería que fuera a todas y les dije ‘Vale, voy a ir, pero con esta exposición’. Y así fue», recuerda Ydáñez.

«Cuando sacas una pieza de contexto puedes manipular lo que quieras»

«Estas obras se han expuesto en Alicante, Madrid e Italia y jamás ha pasado nada»

«De hecho –sigue el artista– en la sala estas obras están apartadas del recorrido, hay carteles avisando de que pueden herir la sensibilidad... Hay que ir con muy mala idea para ver en mis cuadros una apología de nada», acota el autor antes de añadir: «Jamás he tenido ningún problema con ninguna de mis piezas. Quien no sepa separar la ficción de la realidad tiene un problema. Que una pintura genere estas reacciones tan violentas me sigue alucinando. Estas obras, en concreto, se han expuesto en Alicante, en Madrid, en Italia y jamás ha pasado absolutamente nada. Lo que pasa es que cuando sacas una pieza de contexto puedes manipular lo que quieras».

El autor también lamenta los «insultos» volcados en su perfil en una red social, que no ha podido leer por la censura china. «No voy a denunciar a nadie ni nada parecido, no voy a perder el tiempo con este tipo de sandeces, pero ha sido una sorpresa muy desagradable», ofrece Ydáñez, quien reitera la ausencia de cualquier afán de controversia en su trabajo pictórico para cerrar: «Si alguien se ha ofendido, pido disculpas».

Fotos

Vídeos