VIOLENCIA Y DOS MOMENTOS MÁGICOS

ÓSCAR ROMERO

El Teatro Echegaray y su Factoría (centro de producción teatral), ha iniciado su temporada de otoño con el estreno de '37 Guernica 17', un espectáculo de danza contemporánea coreografiado por Fernando Hurtado, sobre el esquema dramatúrgico que Miguel Palacios ha pergeñado y que narra escenas sobre la violencia del mundo en que Picasso creó el 'Guernica'.

Es lo que intenta explicar el título del espectáculo con el 37, año en que, en un solo mes, lo pintó y el 17, en el que a los ochenta años de su pintura, los creadores de este Guernica danzado intentan explicar la obra y a su autor, mediante retazos del ánimo del artista y su relación humana con aquel violento mundo, quizás no más que el de hoy.

Con excelente banda sonora, ecléctica en el tiempo, pero ajustada a las sensaciones, consiguen crear dos mágicos momentos: uno con el 'Adiós a la vida' de la Tosca de Puccini y la proyección del vuelo de 'La paloma' picassiana y el otro con un excelente paso a dos de Fernando Hurtado y Marina Miguélez y la banda sonora de 'La balada' de 'La boheme' cantada por Charles Aznavour.

Violencia en las demás coreografías, tanto en la agresividad colectiva como en las relaciones afectivas individuales, que se exacerban con las técnicas expresivas de la escuela de Pina Bausch. Excelente bailarín Fernando Hurtado, acompañado de un joven y entregado elenco y un sugestivo juego con las máscaras del 'Guernica', que no llega a culminar en la composición coreográfica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos