Villalba: poemas de luz en la oscuridad

Juan Manuel Villalba presentó ayer su nuevo libro en el Centro Cultural Provincial. :: álvaro cabrera/
Juan Manuel Villalba presentó ayer su nuevo libro en el Centro Cultural Provincial. :: álvaro cabrera

El autor afincado en Málaga presenta su libro 'Linterna' como «un ajuste de cuentas»

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

A los pocos segundos de charla comparte una advertencia, casi a modo de excusa por si alguien se pudiera molestar. «Es un libro incómodo...». Y deja un instante de silencio, esperando la respuesta del interlocutor. Luego abunda un poco en esa reflexión primera. «Es un libro incómodo, porque se dicen cosas que hasta a mí me duelen», ofrece Juan Manuel Villalba sobre 'Linterna' (Pre-Textos) su nuevo libro de poemas, presentado ayer en el Centro Cultural Provincial María Victoria Atencia.

«Hay un asunto principal en el libro que tiene mucho que ver con el título, que no es caprichoso. El libro tiene dos secciones y estimo que indaga sobre zonas oscuras o asuntos tan delicados que casi asustan, pero que son reales. Y en esas zonas que nadie se atreve a pronunicar de la intimidad, de la emotividad y del pasado, que son como sótanos vacíos, sitios donde no entra la luz la intención del libro es iluminar esas zonas tenebrosas, delicadas, demasiado íntimas, para buscar una salida», acota Villalba.

Nacido en Madrid (1964) y afincado en Málaga, Villalba admite que en 'Linterna' hay mucho de balance personal, eso sí, con vocación universal. «Ajusto cuentas con mi pasado, con mis errores, con mis zonas oscuras, tenebrosas, con mi presente y también con lo que creo que será mi futuro», esgrime el autor de libros como 'Húmeda húmeda alcoba' (1984), 'Fondo' (1992), 'Todo lo contrario' (1997), 'Indignación' (2002) y el volumen de relatos 'Un mundo secreto' (2001).

Y a la hora de detenerse en algunos de esos asuntos espinosos que surcan su nuevo libro, Villalba esboza: «Trata sobre la asunción de responsabilidades y de tragedias inevitables de cualquier vida, pero también hay un asunto central, que es la responsabilidad tan enorme que hay en el acto de la creación literaria. El enfrentarse a uno mismo y dejar la soberbia aparte».

Y ese afán por despojarse de la vanidad, Villalba apuesta por una receta muy específica: «Utilizar la papelera más que el teclado». Y así cuajar poemas que empiezan, por ejemplo: «Ya puedes olvidar tu vida. / Asume que carece de interés literario / incluso para ti, aunque te duela. / Aparta las canciones ya cantadas, / no intentes descubrir lo descubierto / fingiendo ser el único, el que llegó primero».

Incluido en antologías como 'Poesia Espanhola de Agora' (Relógio D'Água, 1997); 'Feroces' (DVD, 1998) y 'La Generación del 99' (Edit. Nobel, 1999), Villalba alterna la creación literaria con colaboraciones en diversos medios de comunicación y revistas especializadas.

Ahora, con 'Linterna', Villalba busca versos luminosos en la oscuridad de zonas interiores como «sótanos vacíos». Sigue el poema anterior: «Fulmina los aplausos que tanto necesitas. / Si quieres ser palabra, no oigas, enmudece. / Deja la pirotecnia para la infantería. / Y ahora, con las manos vacías y con frío, / atrévete a sentarte y cuenta la verdad».

Como si fuera tan fácil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos