VIDAS EN PROPIEDAD

ÓSCAR ROMERO

Lady Chatterley acude ante la justicia para defender su derecho a obtener el divorcio en un matrimonio en el que el amor y la sexualidad terminaron antes de que el marido quedara inválido e impotente en un campo de batalla; pero esta la ha denunciado y quiere desposeerla de sus rentas, porque ella ha encontrado a otro hombre que proporciona un equilibrio vital perdido. Su esposo le niega el divorcio, porque no acepta quedar ante la sociedad, como un ser repudiado por su mujer, a la que considera, caso que ocurre en demasiadas relaciones, de su propiedad personal. Eso es lo que solicita Lady Chatterley ante un tribunal constituido por el público, al que reclama comprensión humana más allá de los fríos protocolos de la judicatura y de los prejuicios sociales e ideológicos que, como a cualquier ser humano, puedan condicionan a quienes tengan el difícil deber de impartir justicia. Espléndido texto el que ofrece Roberto Santiago con 'El lunar de lady Chatterley' que, dirigido por Antonio Gil, ha programado el Teatro Echegaray, dentro del 35 Festival de Teatro y que cuenta con una aerodinámica construcción del espacio escénico y una magistral interpretación, plena de intensos matices, a cargo de Ana Fernández. Otro acierto más en la programación del festival.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos