La verdadera Vivien Leigh

Anillo  de oro.  Obsequio de su marido Laurence Olivier.
Anillo de oro. Obsequio de su marido Laurence Olivier.

Sotheby's subastará joyas, obras de arte y muebles de la actriz, que reflejan su compleja personalidad y un gusto exquisito

GERARDO ELORRIAGA

La imagen caprichosa de Scarlett O'Hara y la figura patética de Blanche Dubois no tenían nada que ver con Vivien Leigh (1913-1967), la actriz inglesa que las encarnó en la pantalla. Sotheby's muestra en la capital británica una exposición con sus bienes más preciados, entre los que se encuentran pinturas, joyas, muebles, vestidos y otros artículos que repasan su vida en Inglaterra, donde inició su carrera, y su etapa hollywoodiense. Aunque participó en un número reducido de proyectos, la intérprete consiguió sendos Oscar por 'Lo que el viento se llevó' y 'Un tranvía llamado deseo'. Cincuenta años después de su muerte, la casa de subastas celebrará el 26 de setiembre una puja con el conjunto de la colección, formada por más de 250 lotes con algunas piezas valoradas en 112.000 euros.

La muestra incluye 45 obras de arte que demuestran el interés de la estrella por los pintores de su época, los libros y el diseño de interiores. Entre los cuadros sacados a la venta destacan las firmas de John Pipe, Felix Kelly y un boceto de Augustus John, famoso retratista de la primera mitad del pasado siglo que tan sólo hizo este trabajo preparatorio para un estudio de la diva. Además, la relación de piezas presenta numerosos objetos de porcelana, plata y cristalería, de sus mansiones en el centro de Londres y en el campo. Leigh era una exquisita amante de la alta costura y la subasta incluirá un broche de diamantes del XIX valorado inicialmente en 28.000 euros.

Trastorno bipolar

Su copia personal de 'Lo que el viento se llevó', regalada por su propia autora, o el guión de cine son algunos de los recuerdos vinculados a su brillante carrera, en la que destacan este título o la versión rodada de 'Un tranvía llamado deseo', que antes había protagonizado en el teatro. Curiosamente, en ambos casos, la actriz, nacida en la India y criada en un colegio inglés, asumía los roles de prototípicas mujeres del sur de Estados Unidos.

Los cinéfilos cuentan con la ocasión de hacerse con regalos del productor David Selznick o un anillo de oro de Laurence Olivier, su marido. El matrimonio permaneció unido entre 1940 y 1960, un período muy fructífero para las trayectorias profesionales de ambos. El éxito y su sofisticado estilo de vida los convirtieron en una de las parejas más glamourosas de su tiempo. Pero la realidad de Vivien Leigh era mucho más compleja de lo que mostraban los medios. Un trastorno bipolar y los rifirrafes domésticos, también vinculados con la enfermedad, quebraron el matrimonio y la salud de la intérprete.

La iniciativa de Sotheby's recuerda otras pujas relacionadas con el séptimo arte, como la venta de las joyas de Elizabeth Taylor hace seis años, que se acercó a los 9 millones de euros, o la del vestido negro que lucía Audrey Hepburn mientras contemplaba el escaparate de Tiffany's. Precisamente esta donación del diseñador Hubert de Givenchy alcanzó en 2006 un remate cercano a los 700.000 euros, el precio más alto logrado en una subasta por cualquier artículo procedente de una película.

Fotos

Vídeos