Ventura, cinco orejas y un rabo por una memorable antología del rejoneo

Ventura, con el trofeo. :: efe/
Ventura, con el trofeo. :: efe

EFE MADRID.

El hispano-luso Diego Ventura protagonizó ayer en Las Ventas una memorable y clamorosa antología de toreo a caballo, que además alcanzó cotas históricas al cortarle al cuarto toro de Los Espartales el primer rabo que pasea un rejoneador desde que hace 87 años se inaugurara el coso.

La plaza entera se puso en pie ya cuando con 'Nazarí' Ventura llevo cosidas al estribo las embestidas del primero durante una elipse que abarcó una vuelta y media al ruedo venteño, haciendo que el animal no tuviera más remedio que someterse a la faena.

Luego llegaría el 'lío' del cuarto, al que recibió con la garrocha a porta gayola, templando sus primeros arreones, antes de que 'Fino' le cuajara un quiebro tan limpio como escalofriantemente apretado. Se hizo el silencio cuando tocaron a matar y el jinete de la Puebla llegó despacio hasta la cara del toro para acabar tumbándolo de un contundente rejonazo

Lo que le hizo al sexto, el único con clase y buen galope de los seis, aún enardeció más a los tendidos. Ante tal despliegue de torería, oficio, doma y valor de Ventura y su cuadra, Andy Cartagena quedó en muy segundo plano. Voluntarioso y buscando las palmas con los alardes de doma y los guiños a la galería, el alicantino también cortó dos orejas y salió a hombros junto a Ventura, aunque como protagonista de un espectáculo de categoría totalmente distinta. Casi opuesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos